“Nos cerraron un camino”: Con este mensaje Capriles reconoció derrota electoral | “Tengan cuidado”: Oscarcito denunció uso “sin autorización” de una de sus canciones por un “rojito” | Exministro recomienda tomar “con confianza” medicamentos hasta con tres años de vencidos | ¿Huevos en polvo? Las cajas CLAP te lo tienen (+Foto) | Nacho invitó a votar este 15-0 y evitar que la abstención de la victoria al chavismo | Feo La Cruz: “Este 15-O votaremos por el Carabobo potencia que tanto hemos soñado” | Más de 55 mil pacientes con cáncer no cuentan con los 31 medicamentos para su tratamiento | ¡Solo en socialismo! El video de una mujer despellejando un gato para comérselo en Río Chico | ¿Piensas emigrar? Estos son los costos de un pasaje por tierra a Ecuador y Perú | El nuevo precio del azúcar que le quitará lo dulce a tu vida (+Fotos) |

La historia del Silbón

El Silbón

El Silbón es uno de los personajes más legendarios de la historia de Venezuela, y más concretamente de Los llanos; el Silbón ha sido descrito siempre por pobladores y vecinos como un alma en pena que vaga por Venezuela. La leyenda de este personaje, surge a mediados del siglo XIX.


En las tierras de Guanarito se oyen los aterradores silbidos que espantan hasta el más recio de los habitantes de la zona. La leyenda cuenta que cuando su silbido se escucha cerca, pues el se encuentra lejos, pero al escucharlo a lo lejos, quiere decir que esta muy cerca de ti. Este personaje es una de las apariciones a las cuales le tienen más miedo en los llanos venezolanos, un hombre alto y flaco de unos seis metros que fue condenado por su propia madre, luego de haber asesinado a su padre y comido sus vísceras.


También puedes leer: La mansión embrujada de Congelier en Estados Unidos

Este hombre hace uso de un gran saco donde a sus espaldas carga los huesos, y advierte su llegada con el sonido del choque de la osamenta en el costal, pero si nadie puede escucharlo al día siguiente este tomará una víctima.


https://www.youtube.com/watch?v=CC3K06qB7G0
Admin


Déjanos un comentario