“Nos cerraron un camino”: Con este mensaje Capriles reconoció derrota electoral | “Tengan cuidado”: Oscarcito denunció uso “sin autorización” de una de sus canciones por un “rojito” | Exministro recomienda tomar “con confianza” medicamentos hasta con tres años de vencidos | ¿Huevos en polvo? Las cajas CLAP te lo tienen (+Foto) | Nacho invitó a votar este 15-0 y evitar que la abstención de la victoria al chavismo | Feo La Cruz: “Este 15-O votaremos por el Carabobo potencia que tanto hemos soñado” | Más de 55 mil pacientes con cáncer no cuentan con los 31 medicamentos para su tratamiento | ¡Solo en socialismo! El video de una mujer despellejando un gato para comérselo en Río Chico | ¿Piensas emigrar? Estos son los costos de un pasaje por tierra a Ecuador y Perú | El nuevo precio del azúcar que le quitará lo dulce a tu vida (+Fotos) |

El psicoanálisis y el surrealismo fueron corrientes paralelas con puntos en común


El psicoanálisis y el surrealismo fueron corrientes paralelas con puntos en común. El tema de la percepción a nivel inconsciente fue una de las cuestiones principales. Las imágenes tienen un gran valor en este tema, pues los simbolismos en las que se basan buscan demostrar el sesgo automático que existe a nivel mental.


La artista suiza Julia Geiser se encarga de romper este sesgo a través de collages digitales. Une elementos sin alguna relación directa para que juntos se perciban como agresión, provocando un shock en el observador.


También puedes leer: 25 esculturas increíbles creadas con objetos de la vida diaria

Uno de los más representativos es el uso de carne animal, elemento que adquiere un nuevo significado al provocar una intriga perversa. Las imágenes propuestas por la artista muestran a la carne como parte de un cuerpo mutilado, lo que revoluciona la percepción del observador.


La estética en la que se basa es olvidada, vieja, pero se encuentra con la modernidad a través de pequeños detalles que denotan contemporaneidad. Une diversos enfoques que confrontan dimensiones, épocas y concepciones. La belleza de sus piezas se basa en crear lo inimaginable, uniéndolo con colores sutiles en armonía con elementos conceptuales. Su mayor valor es crear una catástrofe mental que rompe con las estructuras establecidas.


Una de sus piezas más divertidas muestra a un unicornio bajo el título The Tremendous Annoying Cycle of Life. Este pasa por tiburón y conejo; el cuerpo de todos está dividido en dos partes, pero la inferior se diferencia por la visibilidad de sangre en forma de un arcoiris que se derrama, además, la imagen se acompaña de una mariposa sutilmente colocada que engancha y burla al observador.


Julia es capaz de romper lo cotidiano al dar vida a un nuevo pensamiento radical que culmina en la ruptura total del sesgo del que se es esclavo. Une contrapartes que salen de cualquier contexto a una visión satírica. La versatilidad de sus piezas demuestra la capacidad de Julia para adaptarse a distintos temas pero siempre buscando jugar con la mente.


El voyeurismo online es su inspiración. Se pierde por galerías clandestinas en busca de imágenes sugerentes y la variedad en el estilo de sus composiciones es tan amplia como los resultados de las búsquedas.


A mí me ha fascinado especialmente una serie de imágenes en las que los cuerpos de los sujetos protagonistas son seccionados en cortes transversales dejando ver el contenido interior, el cual, como si estuviese sacado de una cruenta pesadilla, sorprende, inquieta y desconcierta.


Se pueden adquirir copias impresas de sus obras en algunas tiendas online, pero ojo, advierte que su trabajo no está concebido para ser impreso, pues los defectos en el acabado se hacen más evidentes en el papel.


Admin


Déjanos un comentario