Síguenos en YouTube:
-- CERRAR --

Kandinsky y su opinión entre la forma y el color

Cuadro-de-Kandinsky
Compartir en Facebook

La relación inevitable entre color y forma nos lleva a observar los efectos que tiene la forma sobre el color. La forma misma aun cuando es completamente abstracta y se parece a una forma geométrica, posee su sonido interno, es un ente espiritual con propiedades idénticas a esa forma. Un triángulo (sin especificar si es agudo, llano o isósceles) es uno de esos entes con su propio perfume espiritual. En relación con otras formas, este perfume se diferencia, adquiere matices consonantes, pero, en el fondo, permanece invariable, como el olor de la rosa que nunca podrá confundirse con el de la violeta.


Lo mismo sucede con el círculo, el cuadrado y todas las demás formas. Substancia subjetiva en envoltura objetiva.


También puedes leer: Versiones de Lego de obras famosas

Aquí se hace patente con toda claridad la relación entre forma y color.


Un triángulo pintado de amarillo, un círculo de azul, un cuadrado de verde, otro triángulo de verde, un círculo de amarillo, un cuadrado de azul, etc., todos son entes totalmente diferentes y que actúan de manera completamente diferente.


Determinados colores son realzados por determinadas formas y mitigados por otras. En todo caso, los colores agudos tienen mayor resonancia cualitativa en formas aguadas (por ejemplo, el amarillo en un triángulo). En los colores que tienden a la profundidad, se acentúa el efecto por formas redondas (por ejemplo, el azul en un círculo). Está claro que la disonancia entre forma y color no es necesariamente “disarmónica” sino que, por el contrario, es una nueva posibilidad y, por eso, armónica.


El número de colores y formas es infinito, y así también son infinitas las combinaciones y al mismo tiempo los efectos. El material es inagotable.


Goncalves Tonny
Visitas: