Síguenos en YouTube:
-- CERRAR --

El horno microondas bondades y contras de tenerlos

Compartir en Facebook

El horno de microondas ha causado desde su inicio una verdadera revolución porque facilita y acorta considerablemente el modo de cocción de los alimentos, pero también se a dicho que la radiación que emite puede ser nociva para las personas. Aunque los efectos a largo plazo de los hornos microondas tienen que estudiarse más, los efectos a corto plazo han sido investigados en profundidad por la Administración de los Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés), que lleva a cabo pruebas en sus propios laboratorios para asegurarse de que las personas puedan usarlos sin peligro. Su conclusión es que pueden usarlos con seguridad, aunque tomando algunas precauciones para evitar contratiempos y lesiones.


Recomendaciones en el uso del horno microondas


También puedes leer: Google presenta Pixel, su nuevos smartphone

Lo primero: lee con cuidado las instrucciones del fabricante antes de usar el horno de microondas, y síguelas al pie de la letra.


Para que un alimento quede bien cocido, debe recibir el calor de forma uniforme durante la cocción. Si el alimento, no se cocina apropiadamente, las bacterias tienden a permanecer y a multiplicarse en la parte que no queda bien cocida, lo que puede dar lugar a una intoxicación alimentaria. Pero en el horno de microondas pueden quedar áreas que reciben menos calor que otras. Para que esto no ocurra, extiende el alimento de forma pareja, y mezcla la comida o rota el recipiente durante la cocción, de modo que el calor se esparza uniformemente.


La FDA recomienda quitarle el hueso a los pedazos grandes d carne para que se cocinen bien. Y cubrir el recipiente con una tapa o una envoltura plástica, pero de manera que no quede muy ajustada para que permita que salga el vapor.


No uses tu horno microondas para cocinar un ave rellena. Emplea los utensilios adecuados para el horno de microondas. Usa piezas de cristal y cerámica, con una etiqueta que indique que son seguras. No uses metal o papel de aluminio, ya que puede calentarse excesivamente. Puedes usar envolturas plásticas especiales, papel encerado, bolsas para el horno y toalla de papel blanca. Nunca papel periódico ni bolsas de supermercado.


De todas formas, es importante que uses el sentido común con tu horno de microondas para no hacerte daño y aprovecharlo al máximo. No lo uses, por ejemplo, para alimentos que deben dorarse o tostarse, como papas fritas o tortilla de maíz. Y recuerda que los alimentos se calientan mucho en el horno de microondas. Deja que se enfríen unos minutos antes de manipularlos, especialmente los líquidos que puedan derramarse hirviendo y causar quemaduras graves.


Chantal Goncalves
Visitas: