-- CERRAR --

La Vitamina D, qué es y para que te puede servir

vitamin-D
Compartir en Facebook

La vitamina D se encuentra en varias fuentes alimenticias de la dieta como pescado, huevos, leche fortificada y aceite de hígado de bacalao. El sol es también un importante factor que contribuye significativamente a la producción de la vitamina D en nuestra dieta y se cree que estar tan solo diez minutos bajo la exposición solar es suficiente para evitar deficiencias. El término de “vitamina D” se refiere a varias formas de esta vitamina. Existen dos formas de esta vitamina que son importantes en los seres humanos: ergocalciferol (vitamina D-2) y colecalciferol (vitamina D-3). La sintetización de la vitamina D-2 la realizan las plantas. La sintetización de la vitamina D-3 la realizan los humanos en la piel cuando se exponen a los rayos ultravioleta-B (UVB) del sol o en la dieta.


La función biológica principal de la vitamina D es mantener en grados normales los niveles de calcio y fósforo en la sangre. La vitamina D ayuda en la absorción del calcio, lo que contribuye a formar y mantener huesos fuertes. Una investigación que se realizó recientemente indicó que la vitamina D puede brindar protección contra la osteoporosis, hipertensión, cáncer y varias enfermedades del sistema inmunológico.


También puedes leer: ¿Sabes cuál es el ejercicio que no debe faltar en tu entrenamiento?

fuentes de vitamina-D


El raquitismo y la osteomalacia son las enfermedades clásicas de deficiencia de vitamina D. En los niños, la deficiencia de vitamina D provoca raquitismo, lo que a su vez produce deformaciones esqueléticas. En los adultos, la deficiencia de vitamina D puede causar osteomalacia, lo cual provoca debilidad muscular ademas de debilidad ósea. Las personas que están en alto riesgo de contraer deficiencias de vitamina D son los ancianos, las personas de piel oscura, las personas obesas y los infantes que son alimentados exclusivamente de leche materna y las personas que se cubren la piel expuesta al sol o usan bloqueador solar cada vez que salen a exteriores. Además, están en riesgo quienes presentan síndrome de malabsorción de grasa (por ejemplo, fibrosis quística) o enfermedad inflamatoria intestinal (por ejemplo, la enfermedad de Crohn).


Chantal Goncalves
Visitas:



Déjanos un comentario