Síguenos en YouTube:
-- CERRAR --
Ramos Allup presentó fórmula para evitar las “artimañas” del madurismo el 15Oct | Capriles: “Para que el muro de la miseria termine de caer tenemos que votar” | Difunden imágenes de Freddy Bernal y su equipo tras aparatoso accidente | Habla el nuevo Defensor del Pueblo: “El flujo de las personas que entra es mayor que las personas que salen” | Ya sabemos quién engendró la constituyente: Bautizan libro “Proceso Constituyente” de Germán Sánchez Otero | Lo que faltaba: Maduro acude a las artes esotéricas para gobernar | Lilian Tintori difunde imagen junto a su abuela tras emergencia médica | Carlos Ocariz: “El voto es un acto de rebeldía que hay que ejercer” | Carlos Ocariz presentó su plan de gobierno para el estado Miranda | El nuevo dardo que les lanzó Nelson Bocaranda a los chavistas sancionados |

Conoce a Annabelle el terrorífico caso real de la muñeca diabólica en EE.UU.


En los años de 1970 una madré le hizo un regalo a su hija de 20 años y le obsequí una muñeca de trapo, que al poco tiempo parece borar vida. Esta presencia que pudimos ver en la película sobrenatural “El Conjuro”, la cinta dirigida por James Wan basada en hechos reales de la década de los 70′ en la de los Perron en Rhode Island, Estados Unidos, el caso de la muñeca diabólica llamada Annabelle fue totalmente verídica.
 


En 1970 cuando comienzan las historias de espanto causadas por Annabelle, fue cuando una madre compró para regalar una vieja muñeca de trapo, de una tienda muy conocida llamada Raggedy Ann, para obsequiarla a Donna, una joven de 20 años de edad que estudiaba enfermería. Lo primero que hizo la joven fue colocarla en su cama.


También puedes leer: Una plaga de moscas pone en alarma en Ibiza.

La muñeca parecía tener vida propia pues le dejaban en algunos lugares y aparecia en otros con una pose totalmente diferente a la que la dejaron. Luego comenzaron a ver misteriosos mensajes escritos en papel con una letra aparentemente de niño que decían “Ayudanos”. 


 


La muñeca diabólica


Lou, el novio de Donna, fue el primero en sufrir las consecuencias. El joven no sólo había querido deshacerse de la muñeca desde la primera vez que la tuvo en sus manos, sino que también comenzó a sufrir recurrentes pesadillas con el juguete. Una noche, tras despertar de un mal sueño, miró al pie de su cama y vio, estupefacto, la aterradora figura de la muñeca de trapo. El juguete trepó en cuestión de segundos a su cama e intentó estrangularlo, aunque sólo consiguió desmayarlo.


Tras recuperar la conciencia, Lou se dirigió de inmediato a la casa de su novia decidido a destruir a la muñeca. Pero, tras llegar y saludar a Donna, escucharon ruidos procedentes del dormitorio de la chica, como si varias personas estuvieran hablando allí. Al entrar no vieron a nadie, sólo a Annabelle sentada en una esquina. En ese preciso momento Lou se tocó el pecho transido de dolor. Cuando se abrió la camisa, que sorprendentemente estaba empapada en sangre, descubrió que tenía siete marcas de garras distintas, tres verticales y cuatro horizontales, que le desgarraban la piel como si fueran quemaduras.


Convencidos definitivamente que el espíritu que animaba a la muñeca era hostil y maligno, Donna y sus amigos se pusieron en contacto con algunas autoridades eclesiásticas, quienes los pusieron en contacto con Ed y Lorraine Warren. Esta pareja de investigadores paranormales llegó de inmediato a la conclusión más obvia: El espíritu que se encontraba unido a la muñeca no era el de una inocente niña, sino que una presencia diabólica no humana que deseaba poseer el alma de Donna.


Los Warren, para mantener a salvo a los tres jóvenes, decidieron llevarse a Annabelle a su casa y lo consiguieron a duras penas. En el viaje el motor, la dirección y los frenos del auto comenzaron a fallar y los desperfectos sólo cesaron cuando Ed Warren roció a la muñeca de trapo con agua bendita. Ya en el domicilio de los investigadores, la muñeca siguió dando problemas. Levitó al menos un par de veces y comenzó a aparecer en las distintas habitaciones de la casa, incluido en el mismo asiento de Ed Warren.


Los Warren, convencidos que la muñeca estaba embrujada por una entidad demoníaca, contactaron al sacerdote Jason Bradford para que hiciera un exorcismo. Pero éste, al ver a Annabelle, sólo exclamó: “Es sólo una muñeca de trapo. No puede hacer daño a nadie”. Increíblemente, cuando el religioso se retiró de la casa de los Warren, su auto sufrió un desperfecto en los frenos y terminó fuera de la carretera. El cura sobrevivió.


Encerrada en una urna de cristal
Los Warren, que en 1952 habían fundado la Sociedad de Investigación Psíquica de Nueva Inglaterra, finalmente, hicieron construir una urna de cristal y encerraron allí a Annabelle. La muñeca llamada Annabelle nunca más volvió a moverse.


Admin


Déjanos un comentario

Tutorial para eliminar ruido y otros filtros para grabación de audios para Youtube

FOREST MACHINE RODEO - Meanwhile In Finland EP 1