Síguenos en YouTube:
-- CERRAR --

Relato de terror: Él selfie del demonio

Compartir en Facebook

Ahora con la llegada de la tecnología, el uso de las autofotos se ha vuelto una tendencia en aquellos que utilizan equipos smartphone o teléfonos inteligentes. Tanto ha sido el boom de los llamados selfies que incluso se han generado herramientas para ello; para hacer más sencillo tomarse fotografías uno mismo.


Pero que hay detrás de las selfies, pues lógicamente detrás de todo eso hay un culto al yo y a la belleza, sin contar que también un alo de egoísmo pues lógicamente el selfie de toma solo, sin contar que una de las cosas que los demonios aman es la devoción a la belleza pues este fue uno de los pecados del diablo creerse tan Bello y tan perfecto que nada podría igualarlo.


También puedes leer: El suicidio de Mickey Mouse

Pero a qué viene todo esto, porque queremos decirle estas cosas, simplemente para un antesala al cuento de horror que les vamos a decir ahora.


María una mujer un poco egocentrista, y que luego de ver los llamados selfies se volvió literalmente adicta a ellos, al pasar el tiempo todas sus redes sociales fueron llenándose solo única y exclusivamente de sus fotos; sin opción a que nadie más pudiera aparecer solo ella. Lo que comenzó a generar en ella más adicción.


Luego de un par de años, algo pasó que cambió un poco su vida y es que al tomar un selfie logró ver tras ella a lo lejos una figura humana pero con cara demoníaca, más estaba poco marcada como para poder reconocerla, intentó tomar otra selfie pero la figura no apareció más, lo que simplemente lo tomo como un fallo de la cámara.


Son prestarle atención pasaron unos meses en que todo volvió a lo que parecía la normalidad, hasta que nuevamente en una foto suya vio el mismo personaje macabro tras ella, pero esta vez con mucha más nitidez y claramente ella aterrada del miedo al voltear no vio nada, intentó tomar una foto directamente al lugar donde vio al espectro pero no apareció nada, pero al intentar tomar otro selfie el espectro estaba un tanto más cerca, lo que hizo que se le helara toda la sangre y la piel se le erizara. Luego de ver esto y al visitar al cura de su iglesia le explicó que ese era un demonio, que su nombre era Asmodeo, un príncipe del infierno y señor de la lujuria, y que ella con su culto a la belleza lo estaba atrayendo.


El cura intento hacer un pequeño exorcismo para poder espantar aquella entidad del mal, cosa que tranquilizó a María y que la dejó en paz por un tiempo. Un año después volvió a tener un encuentro personal con el demonio que la acosaba, al tomarse un selfie el demonio apareció justamente detrás de ella. Más son dejarla mover un solo músculo, el demonio la arrastro y estrelló contra un espejo desfigurándole por completo. Al volver a la iglesia el cura le explicó que aunque él intento ayudarla, ella volvió a caer en uno de los pecados más delicioso para todos los demonios.


Después de eso María jamás volvió a tomarse una foto a sí misma, incluso tenía miedo salir en fotos grupales. Y aunque muchos la tildaron de loca a escuchar la historia esto aterró a todos aquellos que ella conocía.


María deja el consejo de que aunque nuestro físico nos atraiga no debemos abusar del culto a nuestra propia imagen.


Goncalves Tonny
Visitas:


Se escuchan trompetas en el cielo (¿Qué significa?)

FOREST MACHINE RODEO - Meanwhile In Finland EP 1