“Nos cerraron un camino”: Con este mensaje Capriles reconoció derrota electoral | “Tengan cuidado”: Oscarcito denunció uso “sin autorización” de una de sus canciones por un “rojito” | Exministro recomienda tomar “con confianza” medicamentos hasta con tres años de vencidos | ¿Huevos en polvo? Las cajas CLAP te lo tienen (+Foto) | Nacho invitó a votar este 15-0 y evitar que la abstención de la victoria al chavismo | Feo La Cruz: “Este 15-O votaremos por el Carabobo potencia que tanto hemos soñado” | Más de 55 mil pacientes con cáncer no cuentan con los 31 medicamentos para su tratamiento | ¡Solo en socialismo! El video de una mujer despellejando un gato para comérselo en Río Chico | ¿Piensas emigrar? Estos son los costos de un pasaje por tierra a Ecuador y Perú | El nuevo precio del azúcar que le quitará lo dulce a tu vida (+Fotos) |

Los gruñones son más inteligentes y toman mejores desiciones


Si conoces a personas que son sumamente gruñonas, malhumorados y que se molestan por todo, debes conocer que esto no necesariamente es algo negativo, o eso lo afirma un estudio que fue realizado por la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sidney, Australia.


Según los investigadores que estuvieron a cargo de esta investigación, Joe Forgas, las personas que tienen un mal carácter suelen pensar con muchas más claridad pues son menos crédulas en los demás. Joe afirma que estas personas que tienen un estado anímico de mal humor y mal carácter suelen ser más eficaces a la hora de tomar decisiones.


También puedes leer: Soñar con una canción que conoces

La investigación luego del estudio de un grupo de voluntarios, el cual se buscó modificar el estado anímicos de estos, mediante películas y recuerdos que fomentaran esas situaciones positivas y negativas para luego poder realizar ejercicios con dichos voluntarios y luego eran testigos oculares de hechos donde lograban incluso verificar la veracidad de algunos mitos urbanos.


La investigación arrojó que todas las personas, que tenían un malhumor marcado o que estaban tristes tenían menos errores a la hora de describir las situaciones que se les presentaba, e incluso fueron más eficaces a la hora de describir verbalmente lo que sucedía.


“Mientras que el buen humor parece promover la creatividad, la flexibilidad y la cooperación, el malhumor puede ser capaz de activar una forma de pensar más cuidadosa y atenta, haciendo que la persona preste mayor atención al mundo externo”, afirmó el investigador Joe Forgas.


Comparte este artículo con tus amigos de Facebook


Admin


Déjanos un comentario