Síguenos en YouTube:
-- CERRAR --

Carta de Simón Bolívar al Generalísimo Francisco de Miranda del 12 de Julio de 1812

Compartir en Facebook

Un 12 de julio de 1812, un joven militar y coronel Simón Bolívar, quién ejercía como Comandante Político y Militar de Puerto Cabello, notificó a través de una carta al Generalísimo Francisco de Miranda la toma y pérdida del control del Castillo de Puerto Cabello, una de las fortalezas más importantes de la Primera República y donde se ubicaban la mayor parte del armamento que se poseía hasta esa época.


En esa carta del 12 de julio de 1812, Bolívar da el conocimiento a Miranda la pérdida, que semanas más tarde, el mismo Generalísimo Francisco de Miranda, y quién era en ese entonces el Dictador Plenipotenciario de Venezuela, enfrentó al jefe realista Monteverde para evitar así una masacre más del pueblo de Venezuela, lo que hizo que esa Primera República de Venezuela se derrumbó.


También puedes leer: La real historia de Lucifer antes de caer al abismo

Poco después el mismo lugar fue entregado a los españoles por los propios generales.


A continuación la carta de Bolívar:


Caracas, 12 de julio de 1812


Señor general Francisco de Miranda


Mi general:


Después de haber agotado todas mis fuerzas físicas y morales ¿con qué valor me atreveré a tomar la pluma para escribir a Ud. habiéndose perdido en mis manos la plaza de Puerto Cabello? Mi corazón se halla destrozado con este golpe aun más que el de la provincia. Esta tiene la esperanza de ver renacer de en medio de los restos que nos quedan, su salud y libertad: sobre todo, Puerto Cabello no espera más que ver aparecer el ejército de Venezuela sobre Valencia para volverse a nosotros pues nada es más cierto que aquel pueblo es el más amante a la causa de la patria y el más opuesto a la tiranía española. A pesar de la cobardía con que, al fin, se han portado los habitantes de aquella ciudad, puedo asegurar que no por eso han cesado de tener los mismos sentimientos. Creyeron nuestra causa perdida porque el ejército estaba distante de sus cercanías. El enemigo se ha aprovechado muy poco de los fusiles que teníamos allí, pues la mayor parte de ellos los arrojaron a los bosques los soldados que los llevaban, y los otros quedaban muy descompuestos: en suma, creo que apenas lograron doscientos por todo.


Espero se sirva Ud. decirme qué destino toman los oficiales que han venido conmigo: son excelentísimos y en mi concepto no los hay mejores en Venezuela. La pérdida del coronel jalón es irreparable, valía él sólo por un ejército.


Mi general, mi espíritu se halla de tal modo abatido que no me hallo en ánimo de mandar un solo soldado; pues mi presunción me hacía creer que mi deseo de acertar y el ardiente celo por la patria, suplirían en mí los talentos de que carezco para mandar. Así ruego a Ud., o que me destine a obedecer al más ínfimo oficial, o bien que me dé algunos días para tranquilizarme, recobrar la serenidad que he perdido al perder a Puerto Cabello; a esto se añade el estado físico de mi salud, que después de trece noches de insomnio, de tareas y de cuidados gravísimos, me hallo en una especie de enajenamiento mortal.


Voy a comenzar inmediatamente el parte detallado de las operaciones de las tropas que mandaba y de las desgracias que han arruinado la ciudad de Puerto de Cabello, para salvar en la opinión pública la elección de V. y mi honor. Yo hice mi deber, mi general, y si un soldado me hubiese quedado, con ése habría combatido al enemigo, si me abandonaron no fue por mi culpa.


Nada me quedó que hacer para contenerlos y cornprometerlos a que salvasen la patria; pero ¡ah! ésta se ha perdido en mis manos.


De su súbdito.


SIMON BOLIVAR


Goncalves Tonny
Visitas:


Qué son y qué significan los sueños frecuentes y comunes

FOREST MACHINE RODEO - Meanwhile In Finland EP 1