Síguenos en YouTube:
-- CERRAR --

¿Es realmente malo hacer crujir tus huesos?

Compartir en Facebook

¿Cómo te has sentido cuando la persona que tienes al lado cruje los huesos? ¿Eres de los que soporta esta acción o de los que no la aguanta? Estadísticamente, 54 % de las personas en todo el mundo hacen esto, mientras que el resto, un 46 %, no lo hace. Así lo dejó saber una investigación llevada a cabo por R.L. Swezey y Stuart E. Swezey y fue titulada The Consequences of Habitual Knuckle Cracking


¿Qué tan cierto es que esta conducta puede traer varias consecuencias en nuestro organismo? Para ir entendiendo un poco más este proceso, te dejamos este video para que comprendas lo que pasa en las articulaciones cuando crujes tus huesos.


También puedes leer: MUY INTERESANTE: Sabías que un baterista quema más calorías que un futbolista

¿Es realmente malo hacer crujir tus huesos?

https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=n3IYmdy6d4Y

¿Habías oído hablar sobre el “líquido sinovial”? Pues, esta sustancia es la encargada de lubricar los movimientos de las articulaciones, por lo que también tiene su responsabilidad en el sonido que se produce cuando crujes los huesos.


Te preguntarás porqué. La respuesta es que cuando haces eso, se genera un gas que  a su vez produce burbujas. Entonces, cuando escuchas el “crack” es porque hubo una explosión de esas burbujas. Lo más recomendable es que esperes unos 20 minutos para volver a intentar crujir tus huesos, pues es necesario que se forme el gas nuevamente.


568bd68adea04_portada


Alguna vez se creyó que hacer esto podía ocasionar artritis; sin embargo, hubo estudios que desmontaron esta teoría. Uno de los científicos que se dedicó a estudiar la consecuencia de crujir los huesos fue el doctor Donald L. Unger, quien fue ganador del premio Nobel en 2009.


La muestra de su investigación fue él mismo y por durante 60 años hizo crujir las articulaciones de su mano izquierda, todos los días, varias veces, con la intención de comprobar si llegaba a sufrir artritis. Después de más de 6 décadas de estudios, concluyó que crujir las articulaciones no era determinante para desarrollar la enfermedad.


La investigación fue publicada en 1998 con el título Does Knuckle Cracking Lead to Arthritis of the Fingers?. Sin embargo, este no fue el único estudio que se realizó para comprobar las consecuencias de este hábito en las personas. Como recordarás, otros dos médicos realizaron la investigación “The consequences of habitual knuckle cracking”.


Para esta investigación, que se realizó en 1975, los médicos encuestaron a 28 ancianos que estaban recluidos en un ancianato de Los Ángeles y les preguntaron si hacían sonar sus articulaciones con frecuencia. El resultado que obtuvieron fue que aquellos que lo hacían como un hábito tenían menos riesgos de padecer osteoartritis en sus manos.


¿Aún no estás convencido? Además de estos dos estudios existe un tercero que fue publicado en 2011 con el nombre de “Knuckle Cracking and Hand Osteoarthritis”. Las variables aquí era sí lo hacían y la frecuencia de crujir los huesos. Una vez más no se encontró ninguna consecuencia de hacer sonar la articulaciones.


Así que si alguien te vuelve a llamar la atención cuando hagas sonas tus huesos, ya le puedes explicar científicamente que esto no tiene ninguna consecuencia en tu bienestar y que lo seguirás haciendo cuantas veces te provoque.


Krisbelmar Perez
Visitas:


Con cepillo de dientes puedes eliminar los puntos negros

FOREST MACHINE RODEO - Meanwhile In Finland EP 1