“Nos cerraron un camino”: Con este mensaje Capriles reconoció derrota electoral | “Tengan cuidado”: Oscarcito denunció uso “sin autorización” de una de sus canciones por un “rojito” | Exministro recomienda tomar “con confianza” medicamentos hasta con tres años de vencidos | ¿Huevos en polvo? Las cajas CLAP te lo tienen (+Foto) | Nacho invitó a votar este 15-0 y evitar que la abstención de la victoria al chavismo | Feo La Cruz: “Este 15-O votaremos por el Carabobo potencia que tanto hemos soñado” | Más de 55 mil pacientes con cáncer no cuentan con los 31 medicamentos para su tratamiento | ¡Solo en socialismo! El video de una mujer despellejando un gato para comérselo en Río Chico | ¿Piensas emigrar? Estos son los costos de un pasaje por tierra a Ecuador y Perú | El nuevo precio del azúcar que le quitará lo dulce a tu vida (+Fotos) |

Carta de una madre a su hijo: No fuiste planeado, pero eres lo mejor que me ha pasado


Todo el tiempo de nuestra vida nos la pasamos planeando cada momento, cómo deseamos que sucedan ciertas cosas y cuándo queremos que ocurran, como por ejemplo graduarnos, comprar un carro, irnos de viaje, casarnos. Pero cuando esto no se nos da como esperábamos, sentimos que el mundo se nos viene encima.


En estos momentos tienes dos opciones, seguir adelante o lamentarte el resto de tu vida. Muchos, obviamente, decidimos seguir adelante. Eso es lo que pasa cuando nos convertimos en padres porque no fuimos responsables, porque no lo planificamos, pero no quiere decir que no vayamos a querer a ese bebé, por el contrario, nos esforzamos mucho más y se convierte en la razón principal de nuestra existencia.


También puedes leer: Soñar con Adán y Eva, el paraíso y hoja de parra

Para esas mujeres que tuvieron un hijo sin planificar, esta madre decidió escribirle una carta a su pequeño. Si bien le confiesa que no lo planificó y que la tomó por sorpresa, también le hace saber cuánto lo ama y cuánto le transformó su vida.


A continuación puedes leer la carta de esta madre.


Muchas personas tienen la idea de que la decisión de ser padre debe basarse en todo lo que podemos brindarle a los hijos, y se tiene la creencia de que debe ser únicamente concebido y criado en las mejores condiciones posibles; entre un matrimonio feliz y estable. Con padres de profesionistas con trabajos seguros y patrimonios como una casa y un coche. Tenemos la idea de que la estabilidad psicológica y monetaria entre dos personas que se aman es el único ambiente correcto de traer hijos al mundo. Aquellos matrimonios felices y con todo lo que se necesita para que nunca le falte nada al bebé son los que deben calificarse como “buenos padres”. El resto de nosotros, los mortales que reproducimos hijos cual conejos, nos dignamos a simplemente ser padres y ya.


Sin embargo, y a pesar de que en mi caso la maternidad no fue así de perfecta e ideal, tener a mi hijo entre mis brazos fue de las mejores decisiones en mi vida. A los 28 años yo, con todo gusto y ventaja, podría haber dedicado más de una publicación en contra de aquellas madres solteras “luchadoras”, habiendo calificado como irresponsables a aquellos que tienen hijos sin planear.


MV5BMzMwODE2NzE3NV5BMl5BanBnXkFtZTgwMTY4NjkzNzE@._V1_SY1000_CR0014271000_AL_-730x512


Diría que es mucho más sencillo y barato usar anticonceptivos que traer hijos al mundo. A esa edad pude haber sido parte de aquel grupo que se sentía superior a los demás adultos que tienen hijos sin planificar. Sin embargo, qué irónico que existan personas que se rehúsan a tener hijos, y cuando menos se dan cuenta ya tienen un bebé entre sus brazos y le llaman “mi bendición”.


En mi caso, tener un hijo sólo me hizo recordar lo estúpida que fui al prejuzgar tanto la maternidad. Pero la verdad es que todos podemos ser unos tontos al hablar sin pensar; pero ser el mejor padre del mundo es una tarea que cuesta trabajo. Tener a tu hijo frente a ti y no pensar que él es el motor que hace que tu mundo gire, es casi imposible.


Por eso es que uno les tiene tanto miedo a los hijos; porque en el minuto en el que los conoces ya robaron gran parte de tu existencia. Admito que para las mujeres que sí planearon a sus hijos debió ser lindo saber que esperaban un hijo. Pero para mí, que pertenezco al grupo de las mujeres juzgada como irresponsables por no planear a su bebé, debo decir que no fue fácil la noticia. Sobre todo a mitad de una carrera, que quizá ya quedó trunca, en medio de una crisis económica en el país y sin recursos ni vivienda favorable para recibir a un hijo, decidí tenerlo y superar las adversas circunstancias.


MV5BMTc3NDM4NTg5Ml5BMl5BanBnXkFtZTgwMzQzMzU1NzE@._V1_SY1000_CR0014991000_AL_-730x487


Y aunque no todo fue hermoso al principio, después de escuchar el latido de mi pequeño hijo, olvidé, cual pastilla de la felicidad, todas mis carencias psicológicas, económicas y emocionales. Todo pasó a segundo plano cuando conocí a mi “pequeño yo”, y admito que me convertí en algo que no sabía que mi cuerpo y alma podían soportar.


Aprendí de todo: enfermera, cocinera, maestra, cómplice de juego ¡y hasta artista!; cuando con lo poco que tenía decoraba las paredes de la habitación de mi bebé, esperando hacer un lugar hermoso y acogedor para él. Quería que supiera que conmigo nada le iba a faltar, que pesar de no ser planeado, conmigo SIEMPRE podría contar.


Así que no, mi hijo no fue planeado. Pero creo que si hubiera tenido la oportunidad de planear mi vida en aquellos años otra vez, seguramente volvería a elegir tener a mi hijo.


La vida sucede todo el tiempo, y no era justo que me echara para atrás e interrumpiera mi embarazo. Eso jamás fue opción, así que en pocas palabras sí hice un plan; y mi plan fue aceptar lo que la vida me mandara sin reproches ni tristezas. Sin lamentarme por no haber sido la novia de blanco o la esposa. Hoy en día, rara vez pienso en lo que quisiera tener, pues afortunadamente paso demasiado tiempo pensando en todo lo que sí tengo y amo con locura. Todo por lo que lucharé y jamás me permitiré perder: a ti mi hijo, que seguramente moriría de risa al saber “mis planes” antes de que llegara él.


Krisbelmar Perez


Déjanos un comentario