Síguenos en YouTube:
-- CERRAR --

La diabesidad es la nueva epidemia más peligrosa del siglo XXI

Compartir en Facebook

Desde 1980, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cantidad de diabéticos en el mundo se cuadriplicó. Para el 2012 murieron 1,5 millones de personas como consecuencia del exceso de azúcar en la sangre, mientras que en 2015 se registraron 415 millones de personas con esta enfermedad y se le pueden atribuir 5 millones de muertes; uno cada seis segundos. Por lo que las proyecciones no son alentadoras y estiman que este padecimiento será la séptima causa de muerte en 2030.


En este sentido, en el Día Internacional de la Diabetes y Día Mundial de la Obesidad y se juntaron en una misma semana para hacer un llamado de consciencia en todas las personas sobre estas enfermedades que llegan sin previo aviso. Ante esto, se instauró el término “diabesidad” para referirse a  la presencia de diabetes tipo 2 en personas obesas, por lo que se cree y se alerta a la comunidad médica que esto es la nueva epidemia más peligrosa del siglo XXI.


También puedes leer: ¿Qué es un melanoma y como detectar los que son peligrosos?

Se estima que el impacto negativo que genera en los pacientes la combinación de ambas enfermedades, implica la reducción de la calidad de vida, por las severas complicaciones que puede generar.


En estimaciones hechas por la OMS, tres de cada cuatro muertes de este tipo se registran en países de ingresos bajos, en el caso de América Latina, 29 millones de personas son diabéticas y la proyección para 2040 es de más de 48 millones


Ambas enfermedades denotan un desequilibrio energético entre la energía consumida y la gastada, por lo que hay una predisposición al aumento de peso, esto tomando en cuenta el incremento en la ingesta de alimentos hipercalóricos, ricos en grasa, sal y azúcar.


En cuanto a la prevención es fundamental que los pacientes diabéticos  y obesos controlen su condición con un especialista, quien le indicará el tratamiento a seguir, ya que las complicaciones cardiovasculares en los diabéticos podrían generar un factor de riesgo como la hipertensión y el aumento del colesterol, además de un mejor control de la glucemia.


Marycarmen Villalobos
Visitas: