Tucucu.com
Este criminal escapó de la cárcel «como Dios lo trajo al mundo» | Trillizos separados al nacer: el siniestro experimento del doctor Neubaur | 14 conductas que nunca debes tolerar en una relación | La barba de tres días está de moda | Niño declaro su amor a una amiguita de clases con el anillo de compromiso de su madre. | En la India: Una serpiente casi estrangula a su encantador (Video) | Fotos de los personajes de Disney, pero con actores famosos | Al mejor estilo de los Supersónicos… Porsche podría fabricar taxis voladores | ¿Porqué tus ojos se ponen rojos al entrar a una piscina? ¿Solo por el cloro? Entérate aquí | Tal día como hoy Bruce Dickinson se une a la banda británica Iron Maiden |

EL FLUOR y su protección a los dientes



El flúor aumenta la resistencia del diente y favorece la remineralización del esmalte cuando ha sido atacado. El flúor es un ión que tiene mucha afinidad por el calcio (que es el que remineraliza). Impide la adhesión de la placa bacteriana en la superficie del esmalte y también inhibe el metabolismo bacteriano.

Publicidad:

También puedes leer: Buenos hábitos para acabar con la celulitis

De 0 a 4 años. – Es el periodo en el que el uso de flúor debe ser cuidadosamente monitorizado y equilibrado con las necesidades de prevenir la aparición de caries en la infancia. Se debe tener cuidado durante este periodo de la vida el niño no tiene control sobre la deglución y se puede ingerir accidentalmente grandes dosis de pasta dental, lo que representaría un problema para el desarrollo correcto de los dientes por exceso de flúor.

De 4 a 6 años. – Durante este periodo ocurre la calcificación y maduración de los dientes posteriores –premolares y segundos molares – y existe un alto riesgo de que se formen manchas de esmalte. No obstante, cuando eso ocurre representa un problema estético menor y necesita ser contrapuesto frente al marcado beneficio en la prevención de la caries que supone el uso de los fluoruros.

Publicidad:

De 6 años en adelante. – El riesgo de que se formen manchas de esmalte durante este periodo es insignificante, a excepción de los terceros molares.

Dentífricos florados.

El cepillado dental con pasta con flúor es lo más cercano al método ideal para la prevención de la caries ya que su uso es práctico, barato, aprobado culturalmente y de gran alcance el problema con el uso de pastas floradas por parte de los niños es que, a menudo, tragan cantidades considerables con el riesgo consecuente de padecer fluorosis dental y el mayor peligro ocurre durante los primeros tres años de vida.

Así pues, se debe informar a los padres de que para el cepillado de sus hijos más pequeños se utilicen una cantidad de pasta de dientes que se podría definir como del tamaño de un “guisante” y que, además, los padres o quién ellos designen, deben supervisar el proceso de cepillado dental hasta, por lo menos, los 7 años de edad.

Recomendaciones clínicas.

1. Entre 6 meses y 2 años, dos veces al día con una pasta de dientes infantiles y la cantidad similar a un grano de arroz.

2. Entre 2 y 6 años, dos veces al día con una pasta de dientes infantiles con flúor y la cantidad similar a un guisante.

3. Por encima de 6 años, dos veces al día con una pasta de dientes para adultos siempre y cuando controle la deglución y la cantidad de 1 – 2 cm.

4. El uso diario de pasta de dientes con flúor combinado con instrucciones sobre higiene oral se recomienda como la parte básica de cualquier programa de prevención de la caries además de otros métodos preventivos como el asesoramiento sobre dieta, uso de flúores tópicos y selladores de fisuras, que también son importantes