Tucucu.com
Caltabiano sigue firme en la promoción de «A que sabes» | Estos son los 10 peores tattoo (Tatuajes) del rock | Colocó una cámara en su cuarto y lo que capturó la dejó impresionada | «Caballo Nuevo» de Los Mesoneros en Sesiones Acústicas Etéreo Play | Salir de Venezuela no es tan fácil como parece | L´Oreal fabricará piel artificial para probar cosméticos  | Localizan comunidad yanomamis en frontera Brasil-Venezuela | Los países más generosos del planeta | ¡Increíble! Documentos auténticos que mencionan a Jesús de hace 2.000 años | ¿Quemar calorías? Estos deportes te pueden ayudar |

¿Sabes de dónde salió la frase «las paredes oyen»?

Las paredes oyen


Esta frase de que «las paredes oyen» que es tan usada en el mundo, para decir que se tenga discreción al decir algo cuando es confidencial sobre quien no puede escucharla, seguramente alguna vez la has no solo escuchado sino dicho.

Publicidad:

También puedes leer: La madre Teresa de Calcuta fue venezolana

Sea como sea todo el origen de esta frase curiosamente viene de un tiempo donde realmente las paredes oían, casi literalmente.

La reina de Francia, Catalina de Médici, mandó a instalar por todo palacio una red de conductos acústicos en las paredes, para poder escuchar secretamente las conversaciones de algún lugar aún a distancia.

Publicidad:

Todo esto en base a las sospechas de conspiración en su contra que tuvo que buscar métodos como este para poder descubrir quien estaba en contra de su estado monárquico, luego de que la persona fuera descubierta la servidumbre y miembros de la corte de palacio regaron a toda voz que las paredes tienen oídos.

Así que ya sabes más o menos que es lo que significa, para que tengas cuidado con lo que dices y donde lo dices, pues las paredes te pueden estar escuchando. Muchos monarcas inventaron cosas muy desquiciadas para poder saber quienes les iban a traicionar, además de contar con todo el poder y la autoridad para la época, muchos de ellos eran paranoicos, pues tenían incluso sirvientes que les probaran la comida, que los bañaban, y sino llegar al colmo como Catalina la Grande, que incluso llegó a tener una sirvienta que se acostaba con los hombres, para saber si eran del gusto de su alteza.