Tucucu.com
Con cepillo de dientes puedes eliminar los puntos negros | Nunca creerás que esta «Adorno en forma de corazón de navidad» es un dibujo (+Video) | Este es el espacio que ocuparíamos todos los seres humanos juntos | Capriles aseguró que la pobreza se ha extendido por toda Venezuela | Los Polaroid celebran la navidad obsequiando sus “Decisiones Desesperadas” | Alerta sobre consumo excesivo de ibuprofeno en las mujeres | No usó sostén y mire lo que le pasó a esta animadora venezolana | Este hombre mantiene a 735 perros | La caída de los precios del pollo, carne y leche (Listado) | Ella se tomo un selfie durante 6.5 años y mira el resultado |

¿Sabes de dónde salió la frase «las paredes oyen»?

Las paredes oyen


Esta frase de que «las paredes oyen» que es tan usada en el mundo, para decir que se tenga discreción al decir algo cuando es confidencial sobre quien no puede escucharla, seguramente alguna vez la has no solo escuchado sino dicho.

Publicidad:

También puedes leer: ¿Cuántos presidentes estadounidenses dura una Reina?

Sea como sea todo el origen de esta frase curiosamente viene de un tiempo donde realmente las paredes oían, casi literalmente.

La reina de Francia, Catalina de Médici, mandó a instalar por todo palacio una red de conductos acústicos en las paredes, para poder escuchar secretamente las conversaciones de algún lugar aún a distancia.

Publicidad:

Todo esto en base a las sospechas de conspiración en su contra que tuvo que buscar métodos como este para poder descubrir quien estaba en contra de su estado monárquico, luego de que la persona fuera descubierta la servidumbre y miembros de la corte de palacio regaron a toda voz que las paredes tienen oídos.

Así que ya sabes más o menos que es lo que significa, para que tengas cuidado con lo que dices y donde lo dices, pues las paredes te pueden estar escuchando. Muchos monarcas inventaron cosas muy desquiciadas para poder saber quienes les iban a traicionar, además de contar con todo el poder y la autoridad para la época, muchos de ellos eran paranoicos, pues tenían incluso sirvientes que les probaran la comida, que los bañaban, y sino llegar al colmo como Catalina la Grande, que incluso llegó a tener una sirvienta que se acostaba con los hombres, para saber si eran del gusto de su alteza.