Tucucu.com
¿Por qué el 11:11 es un número mágico? | ¿Por qué la LUNA es de QUESO? | Accidentes difíciles de explicar para un mortal cualquiera de este mundo | Cuales son los utensilios básicos que debes tener en una cocina | Alta Tensión grabó en Maracaibo el video clip de “Una llamada” | Terremoto saco tierra del mar en Nueva Zelanda. | Se tragó una espada durante un show y mira lo que le paso | BESOS: cuales son sus beneficios para nuestra salud | Gym dentro de Mc Donald’s es lo nuevo que ofrece la compañía de comida rápida. | Cosas interesantes que quizás no sabias |

Cómo hacer un desodorantes naturales, con pasos sencillos



mi desodorante favorito (natural, respetuoso con el medio ambiente, saludable y delicioso) para enseñaros como hacerlo. Es bastante económico y muy sencillo de preparar, consiste en mezclar varios ingredientes a vuestra elección: una base humectante que hidratará y protegerá la zona de la axila, unos polvitos mágicos que ayudarán a lograr una consistencia cremosa del producto para que nos dure en la piel toda una jornada, un aceite esencial que servirá de perfume natural y el ingrediente estrella, bicarbonato de sodio que servirá de neutralizador del olor, y al igual que el aceite de coco tiene propiedades antibacterianas. (Al sudar expulsamos agua para regular la temperatura corporal, ésta al entrar en contacto con las bacterias que hay en la superficie de nuestra piel produce un olor a veces bastante fuerte, el aceite de coco y sobre todo el bicarbonato neutralizan ese olor y eliminan las bacterias; es por ello que este desodorante es muy efectivo y duradero, ya que elimina el problema de raíz).

Publicidad:

También puedes leer: Sabes como puedes usar la vainilla natural

Composición:

– base humectante: podemos escoger entre aceite de coco, manteca de cacao o de karité para que la consistencia de nuestro desodorante sea cremosa, podemos combinar varias opciones para mayor hidratación y espesor. Hay que tener en cuenta que si solo usamos aceite de coco la consistencia de nuestro producto variará dependiendo de las estaciones, ya que el aceite de coco solidifica a una temperatura menor de 25 grados.
– polvo: para una consistencia cremosa más duradera en el caso de combinarlo con el aceite, si prescindimos del aceite nuestro desodorante será en polvo y lo aplicaremos humedeciendo la zona de la axila antes de su uso para poder fijarlo mejor. En este caso elegiremos entre harina de maíz o de arroz (arruruz) ecológicas o arcilla blanca.
– ingrediente clave del desodorante sin el cual éste perdería efectividad: bicarbonato de sodio, podemos crear un desodorante sin cualquiera de los ingredientes descritos ya que solo variaría la consistencia y textura del producto, pero la función del bicarbonato es clave, ya que sirve de elemento antibacteriano y neutralizador de olores.
– perfume natural: si así lo deseamos podemos añadir algún aceite esencial a nuestra elección, dependiendo de nuestros gustos o de la función que queramos que desempeñe. Si tenemos la axila sensible añadiremos lavanda, si el olor de nuestro sudor es intenso utilizaremos aceite de árbol de té para potenciar la acción antibacteriana, si nos gustan los aromas cítricos y la sensación de frescor podemos usar de naranja o menta, e incluso hacer combinaciones de varios, siempre respetando las cantidades recomendadas de unas gotitas por desodorante no sea que vaya a irritar la piel al haber exceso.

Publicidad:

Cantidades:
Para un tarrito de 15 a 20 gramos utilizaremos:
– de 5 a 10 gramos de aceite de coco y/o de manteca de karité (1/3 del producto final)
– 10 gramos de harina de maíz no transgénico o arcilla blanca (1/3 del producto final)
– 10 gramos de bicarbonato de sodio (1/3 del producto final)
– 10 gotitas de un aceite esencial a nuestra elección (alguna más si queremos que el olor sea intenso)
*de manera opcional para su mejor conservación, duración del producto e hidratación podemos añadir unas gotitas de vitamina E.
Variaremos las cantidades de manera proporcional o dependiendo de la consistencia y cantidad que deseemos obtener del producto.

Ventajas de éste desodorante natural:

1.No se trata de un antitranspirante, no va a evitar que sudemos, lo cual es antinatural y nada saludable, pero sí nos va a ayudar a controlar el olor provocado por el sudor que es lo verdaderamente molesto. Aun así, si hacemos nuestra fórmula en formato polvo en vez de en crema, que es la mostrada en el ejemplo, se puede disminuir notablemente la sensación de humedad para las personas que sudan mucho.
2.Es una buena alternativa a la piedra de alumbre, para aquellos a los que no les funciona como desean.
3.Es respetuoso con el medio ambiente porque no utiliza ingredientes dañinos para éste, así como para nuestro cuerpo.
4.Conlleva poco esfuerzo a la hora de producirlo y pocos ingredientes, que quitando el aceite de coco, son económicos y de uso común.
5.Es cómodo de utilizar, ya que o bien conteniendo el producto en los formatos habituales a los que estamos acostumbrados (podemos reutilizar antiguos productos ya gastados una vez higienizados o comprarlos nuevos) o bien almacenándolos en tarritos de vidrio y aplicándolo con las manos, su uso es rápido y efectivo. Yo recomiendo la segunda opción ya que los envases de cristal protegen mucho mejor el producto y se evita gastar dinero en envases de plástico que contaminan y muchas veces no pueden ser reutilizados varias veces.

Este desodorante admite muchas fórmulas, olores y texturas, pero lo mejor de todo es que añade a nuestro organismo ingredientes saludables y no dañinos y perjudiciales como los que contienen los que actualmente nos ofrece el mercado. No es necesario citar estos ingredientes, en su mayoría derivados del petróleo, parabenos, y alcoholes que sirven de conservantes. Los productos deberían estar formados por un pequeño numero de ingredientes fácilmente reconocibles, y si no es así es porque seguro contienen ingredientes nocivos para su consumo. El problema inmediato no surge en el uso, sino en la expulsión de estas sustancias de desecho tóxicas para nuestro organismo, muchas se acumulan y son de muy difícil eliminación, por lo que recomiendo intentar evitarlos en la medida de lo posible.

La opción en crema o polvo presentada aquí es mi preferida pero os animo a experimentar y encontrar la vuestra. Si se hace más líquido se puede aplicar con un pulverizador y si es semi líquido con un envase roll-on.