Todos tenemos una estrella dentro de nosotros.



No, no hablo de estrellas del cine, de la música, del fútbol o de la moda y no, tampoco me he vuelto loco. Hace unas cuantas semanas me enteré de algo muy curioso que me dejó impactado: nuestro planeta, la vida, nosotros; todos procedemos de nada más y nada menos que la explosión de una estrella que ya no se encuentra en nuestro firmamento. Parece imposible creer que de algo tan bello como una supernova surjan seres tan horrendos como un pez gota, un aye-aye o incluso algún que otro ser humano; pero sí, así es.

La pregunta es… ¿cómo ha ocurrido esto? El proceso es más sencillo de lo que parece: a medida que una estrella va envejeciendo, su actividad interna aumenta considerablemente, y con ello, su temperatura. La elevada temperatura permite que se produzca un hecho asombroso: la fusión nuclear. Esto no puede realizarse en nuestro planeta de momento, puesto que requiere elevadísimas temperaturas que permitan la fusión entre los átomos y no se ha encontrado la forma de alcanzarlas, y en caso de hacerlo, de poder controlarlas.


A partir del hidrógeno, el átomo más simple que forma y dio origen a la estrella, se van formando nuevos átomos más pesados, como el oxígeno, el helio, el carbono, el oro o el hierro. Es en este momento cuando la estrella concluye la fusión nuclear y explota, ya que el hierro no permite la fusión.

Durante la supernova, la estrella libera toda su energía y el material que había acumulado en su interior, y este se expande por el espacio en todas direcciones. Un tiempo después, ese material se concentra en un punto determinado y se crea una nueva estrella, planeta o cuerpo celeste, y junto a él todos los materiales que alberga en su interior e incluso, la vida.

¿Os ha parecido tan interesante como a mí este tema? Si tenéis curiosidad y queréis leer un artículo en el que se explica todo esto con más detalle, os invito a leer esta página.


Y esto es todo. Espero que a partir de esto reflexionemos y veamos que somos todos unos afortunados de vivir en un planeta que a partir de un hecho tan espectacular como este, la explosión de una estrella, haya sido capaz de convertirse en el hogar de todos los seres vivos a diferencia del resto de sus semejantes. Somos especiales. Somos polvo de estrella.

Visitas:

Loading...