Tucucu.com
Con Fonhandle podrás sacar los mejores selfies | ¿Qué significa Amén o Amón-Ra? | Veragüenses incomunicados por colapso de puente Guanape | Lester Toledo: EEUU declaró el fin de la impunidad a los narcos y corruptos del régimen de Maduro | Conozca las razones por la que Venezuela dejó de ser un destino turístico | Cómo usar limón para fortalecer y aclarar las uñas | Conoce lo nuevo que trae Papa Roach con su disco F.E.A.R. (Face Everything And Rise) | Dulce de palitos de naranja hechos con la cáscara, una delicia | Josephene Myrtle Corbin la mujer de 4 piernas | Conoce Bilbao en un viaje desde la ciencia. |

Tumbas de grandes ilustres y próceres de Maracaibo



En 1.50 metros de profundidad, 2.50 de largo y 1 de ancho, se esconden las historias de grandes personajes de Maracaibo. Entre tierra, hojas y polvo yacen ilustres y próceres, tal vez olvidados por la sociedad por la que lucharon, o tal vez vivos solo en la memoria de algunos.

Publicidad:

También puedes leer: Dibujos de niños transformados a hiper realismo

En la actualidad, existen cuatro cementerios en los cuales descansan los restos de destacadas figuras zulianas del ámbito político, histórico, medico, artístico y cultural, que son El Cuadrado, Corazón de Jesús, El Redondo y el Panteón Regional. (…) . Siglos atrás, los muertos se sepultaban en las adyacencias de las iglesias, pero cuando El Libertador Simón Bolívar decreto que no debía de ser así por problemas de sanidad, se crearon los cementerios, siendo el primero el Colonial, que fue cerrado en 1880, explico el historiador Kurt Nagel Von Jess.

Al respecto, el historiador Juan Carlos Morales Manzur (Presidente de la Red Venezolana de Cementerios Patrimoniales), en un trabajo titulado proyecto: Expediente cementerio El Cuadrado, con apoyo de material bibliográfico, expuso: «Se supone que en Maracaibo, en la época Colonial, los entierros se hicieron en áreas del centro de la ciudad. Una disposición de la Corona Española, de 1698, ordeno que los cementerios estuvieran al lado de las iglesias parroquiales. Esta costumbre quedo abolida en 1827, cuando el presidente de la Gran Colombia, El Libertador Simón Bolívar, derogo una Cédula Real española, prohibiéndose que los «(…) cadáveres, sin excepción alguna de estado, condición o sexo…» sean enterrados en templos, capillas, bóvedas, casas, o terrenos particulares, sino en los cementerios. El Estado disponía que, de no existir dichos cementerios, fueran erigidos estos para el descanso de las almas».

Publicidad: