Tucucu.com
El toma y dame de Érika Schwarzgruber con una «envidiosas» seguidoras en Instagram | Así se infla y se desinfla un pez globo (Impresionante) | Apartir de que edad debería dejar que mi hijo este en la calle | Malnutrición y desnutrición escolar se ubica en 62%, según Asopadres. | Mato a 100 militante de ISIS y ahora quieren su cabeza. (Fotos) | Asesino llamado popeye Jhon Jairo Velasquez | Al dejar de comer o estar bajo presión y estrés aumenta tu ira | Este niño tiene de amiga a una mantarraya gigante | CAIBO llega en acústico al Centro Cultural Chacao | Tienes estos granitos en el brazo – Mira por qué salen y cómo desaparecerlos |

Historia de Marilyn Monroe parte 3



Poco más tarde, el joven padre de toso los americanos, el elegante príncipe de la política, estrechaba a la paloma, a la huérfana de piel blanca, ella emocionada ante el deseo desbocado de él,  ávida de verdadera intimidad. El presidente tenia voz de hipnotizador, al principio le susurraba palabras dulces, mi nena, decía, no se parecía a ningún hombre que ella hubiera conocido, él era un personaje de la historia, y el personaje de la historia fue subiendo el tono de las palabras en la caseta de baño.

Publicidad:

También puedes leer: Restos humanos fueron hallados después de 2 mil años bajo el mar.

Ahora decía cosas groseras mientras hacían el amor, y ella sintió vergüenza porque imaginaba que los guardaespaldas estarían cerca.

El presidente de los Estados Unidos le dijo que era fantástica, a ella, a Norma Jean, a la niña a la que habían maltratado en los orfanatos. Me vuelves loco nena, te llamare pronto. Marilyn pregunto: ¿Quiere mi teléfono señor presidente? , porque no lo tiene nadie, es secreto. El hombre poderoso respondió: ningún número es secreto para mí. Empezaron las llamadas nocturnas. Ella se acababa de trasladar a una casa nueva en California. Sus gurús de la psique le recomendaban mayores dosis de nembutal. Estoy enamorada de un hombre importante todo va a cambiar, decía ella ¿Porque tardaban tanto en verse otra vez?

Publicidad:

Cuando aquellos dos tipos de la limusina la trataron como a una cualquiera al conducirla a un lujoso hotel de Manhattan, su ansiedad se disparó del todo. Entro en la habitación del hombre poderoso temblando sobre sus altos zapatos italianos, vio la cama deshecha con las huelas de otra mujer. Él estaba desnudo apestaba a whisky y la obligo a inclinarse sobre su sexo, sin una palabra. Ella hubiera querido decir, presidente, soy una gran actriz, mis sabanas huelen a Chanel nº5 ,no me trate como a una vulgar prostituta. Pero no tuvo valor. Se empastillo hasta el alma para cantarle unos meses más tarde el cumpleaños feliz en el Madison Square Garden. Todavía estaba colada por él, pero sabía que todo había terminado. Marilyn murió tres meses más tarde en su casa en california.

Leer parte anterior