Tucucu.com
¿Sabías que las vacas también tienen mejores amigas? | Kerly Ruíz disfruta de un nuevo amor | Mira a Sabrina la bruja adolescente como ha crecido | Quieres ser parte de un arbol al morir Urna Bios o Eco Urnas | Bloquean la «hormona del hambre» | Dime como te peinas y te diré si tu pelo esta sano | ¿Que es el endocrinólogo? | Los gatos en el antiguo Egipto eran considerados algo muy importante | Perros perciben quien no quiere a su amo | Las actitudes de cada signo del zodiaco en la vida |

Berrinches de tu bebé ¿Hay que ceder a ellos?



Que pasa cuando intentas ignorar una rabieta de tu hijo, cuando este con tan solo poca edad logra saturar tu mente y doblegándote a hacer lo que el desea. Muchas veces cuando tus hijos comienzan  a hacer rabietas terminan dándole lo que el quiere para evitar que haga un show en la calle, pero la pregunta es ¿Tengo que ser más estricta con él y actuar a tiempo? o ¿Esta bien que seda un poco a sus berrinches?

Publicidad:

También puedes leer: 5 tips para antes de correr que jamás debes olvidar

Lo primero que debes entender, es que al ceder a sus berrinches puedes estar generando una manera de manipulación y luego que esto suceda, él verá que es la manera de controlarte y de obtener todo lo que quiere de una manera muy fácil.

Cuando tu pequeño hace un berrinche, lo mejor es no hacerle mucho caso hasta que se haya calmado, si este esta haciendo un escándalo en un lugar público, lo mejor es llevarlo a un rincón apartado y esperar a que este se tranquilice. El niño debe comprender e interiorizar que hacer un berrinche no será válido para poder cumplir sus planes, para ello es necesario que los padres sean consecuentes con lo que hacen, es decir, siempre se debe actuar de la misma forma y con la misma firmeza ante sus actitudes, y siempre seguros de que están haciendo lo mejor para su pequeño.

Publicidad:

Si cada vez que haya un nuevo showcito del pequeño, y flaqueas solo para evitar el escándalo y que se calle, debes tener en tu mente que cada vez más se repetirá y será peor.

En ocasiones es lógico sentirse desbordados y actuar «incorrectamente». Esto no debe llevarnos a pensar que somos incapaces de educar correctamente, de reconducir la situación provocada por nuestro hijo, sino todo lo contrario: la próxima vez trataremos de hacerlo mejor. Cuando después de unos cuantos intentos el niño se dé cuenta de que con sus rabietas no va a conseguir nada, las irá espaciando en el tiempo.