Tucucu.com
El caballito de mar considerado uno de los depredadores más hábiles | Temas musicales a beneficio del mundo (+Temas) | Cómo hacer bastones de papas y batatas al horno | Bolsas oxobiodegradables | Violent Wave estrena «Mortal Fight» en Lyric Video | Quitan el cuerpo de su difunto por no haber pagado el funeral.(Vídeo) | APOCALIPTICO: El mundo enfrentará 3 días de oscuridad según la NASA | Lo nuevo para el cabello del 2017 «Lolipop».(Fotos) | Pareciera un hombre normal pero te sorprenderás de lo que hay detrás | Cómo hacer baba magnética (+Video tutorial) |

Por qué los vinos que causan placer son los de menor graduación 


Un estudio ha analizado la respuesta de la función cerebral al consumo de vino. La investigación busca tender puentes entre la producción vitivinícola y el conocimiento científico

Con el objetivo de someter las creencias sobre el gusto de los consumidores y acercar los últimos progresos de la investigación del cerebro a la producción vitivinícola, el Basque Center on Cognition, Brain and Language (BCBL) ha liderado un estudio que analiza la reacción de este órgano al consumo de vino.

Publicidad:

También puedes leer: Bebidas que solo son para valientes

El proyecto, dirigido por el investigador del BCBL Ram Frost, busca ofrecer una respuesta a las dudas sobre los gustos del consumidor a las que se enfrentan los productores de vino. Para conseguirlo, se ha centrado en un aspecto concreto: el nivel de alcohol de los caldos.

“Las decisiones que adopta la industria vitivinícola en la elaboración de vinos se basan en creencias sobre los gustos del consumidor. En lugar de hacer suposiciones, podemos observar directamente lo que sucede en el cerebro y dar respuesta a las preguntas de los productores agrícolas”, explica Frost.

Publicidad:

¿Qué vinos nos gustan más?

La investigación, publicada en Plos One, se ha llevado a cabo a través del análisis por resonancia magnética del comportamiento cerebral de más de una veintena de personas que se han sometido a una cata selectiva de un total de ocho vinos distintos, agrupados de dos en dos y cuya única diferencia era la graduación alcohólica.

Durante el experimento, los voluntarios tuvieron que degustar dos caldos de la misma uva, añada, procedencia, acidez y cantidad de azúcar residual que presentaban como elemento diferenciador el nivel de alcohol.

Fuente: http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2015-03-25/vino-gustos-depende-de-nuestro-cerebro_734142/