El porqué de los utilísimos cinturones de los aviones 



¿Has montado alguna vez en avión? Sí, el avión ese gigantesco aparato con alas que últimamente está más en busca y captura que un asesino en serie…

Pues bien, si has sido pasajero de avión seguramente te habrás preguntado ¿Qué tipo de estúpido inventó sus cinturones? Sí, porque una vez que estás sentado en este tipo de aparatos tan potentes a la par que imponentes, que no es lo mismo, te preguntas… ¿Y si este chisme se cae? ¿Qué hago yo? Y lo que menos te ayuda a contestar esta cuestión es ver el tipo de seguridad que te ofrecen para los casos de emergencia, es decir, el cinturón, esa cinta que se adapta a tu cintura con un solo… ¡Click! Click y ya está, ni más ni menos… y arréglatelas guapo si ese chisme se cae porque tu sujeción a la vida se basa en un mísero click.


Pues bien, todos tus traumas y frustraciones han acabado porque os vamos a ofrecer la respuesta a vuestra duda existencial… La única función que tienen los cinturones, señores y señoras pasajeros es… evitar que salgáis despedidos en situaciones de turbulencia. Sí, así es, evitar que os empotréis contra el techo o asiento de adelante en caso de que al avión le dé por agitarse.

Y claro está que lo primero que piensas después de esta explicación es… ¡Qué estupidez! porque si este bicho se estrella, me va  a dar igual salir despedido por cualquier parte porque voy a palmar de fijo… Pues sí, premio para usted. Así será.

Sin embargo, el cinturón tiene más funcionalidades. Antes de despegar, en ese momento en el que los azafatos te explican qué hay que hacer en caso de aterrizaje de emergencia (sí, me refiero al momento en que se ponen a hacer gestos mientras se ponen mascarillas y chalecos mientras tu comentas con él compañero de al lado lo [email protected] que está el/la [email protected] o lo rápido que vas a dormirte para evitar el despegue) a los pasajeros se les enseñalo que se denomina la “Brace Position”, es decir, la posición que debes adaptar en caso de que haya algún problema; consiste en inclinar tú cabeza hacia las rodillas y cubrirla con tus manos para que en caso de frenada no te la rompas contra el asiento delantero, aunque no se hacen responsables de los que ocurra con el resto de tus dedos.


Ahora bien, para conseguir proteger tu cabeza bien se podrían utilizar cinturones de coches ¿no? Pues no, no podría ser ya que en caso de frenada-impacto al llevar este tipo de cinturones te romperías el esternón y te asfixiarías, lo cual no es una idea muy brillante si quieres que tu compañía siga dedicándose al tema este de volar.

Un caso aparte es el porqué los cinturones de los pasajeros y los de la tripulación son diferentes (los suyos son de tipo arnés con 4 anclajes). El primer motivo y el que seguro que ya habéis pensado es que son más caros. Sí, hasta aquí todo claro. Sin embargo, el segundo motivo queda aún en peor lugar a las compañías aéreas ya que no se utilizan este tipo de cinturones porque son más complicados de poner que los del famoso “click”, o sea para que todos nos entendamos… entienden que si a muchos nos cuesta abrocharnos el cinturón normal, no quieren ni imaginarse lo que supondría ponernos uno con arneses, es decir, que somos retrasados y punto. Por tanto, ya que los más imprescindibles dentro de un avión son los miembros de la tripulación es muy importante asegurar su supervivencia para que luego, en caso de tener suerte y que no nos haya ocurrido nada por el momento, nos puedan ayudar a sobrevivir al resto de pasajeros.

Muy bien amigos, ahora por fin podréis dormir a gusto después de haberos resuelto esta duda existencial… Y a partir de ahora cada vez que montéis en un avión, os deseamos…

Visitas:

Loading...