Aunque pocos lo conocen con certeza, fue para el año de 1812, durante un corto tiempo de estancia en la ciudad de Teplitz, en Praga, cuando Beethoven se apasionó escribiendo una carta de amor para una mujer a la que simplemente se le conoce como “mi amada inmortal”. 

También puedes leer: ¿Cuántos presidentes estadounidenses dura una Reina?

En lo que fue su muerte, la carta fue encontrada entre sus pertenencias en su escritorio personal, junto con lo que se conocería como su testamento, la carta permanecía en pausa, como que jamás fue enviada, pero otra teoría también fue que esta pudo haber sido regresada por esa amada inmortal. 


La amada inmortal de este gran compositor fue una mujer desconocida, pero para muchos fue un secreto a voces, pues muchos conocían de su cercanía con Antonie Brentano, la esposa de uno de sus mejores amigos, pues así se refería Beethoven a ella cuando se encontraron cartas de julio de 1812, aunque se le conoce como la amada inmortal, realmente en el alemán de la época significaba “eternamente amada”.

Visitas:

Aunque pocos lo conocen con certeza, fue para el año de 1812, durante un corto tiempo de estancia en la ciudad de Teplitz, en Praga,…