Tucucu.com
La mujer francesa que se arrepiente de haber tenido hijos | Cómo saber si tus pilas alcalinas están cargadas o no | Un tattoo temporal convierte el sudor en corriente eléctrica | Sepultura estrena video oficial para el tema Phantom Self | Como trasplantar tu planta a un matero mas grande | ¡Solidaria! Beyoncé homenajeó a policías asesinados en Dallas | Imágenes que muestran lo mágico del mundo de los caracoles | Disturbed y Myles Kennedy interpretan juntos «The Sound Of Silence» | ¡Insólito! Siguen a mujer en Instagram para imitar las fotos de sus viajes | Palabras cultas: qué es la anosmia |

Anchanchu el vampiro de la cordillera andina



Abchanchu -llamado también Anchanchu- es una raza de vampiros de Bolivia, residente inmemorial de las cuevas del altiplano.

Publicidad:

También puedes leer: Relato: La chica que pisó una tumba

El Anchanchu se muestra bajo la apariencia de un anciano bondadoso, calvo, obeso y sonriente. Algunos lo describen vistiendo ropas antiguas recamadas en oro y portando un sombrero plateado de ala ancha. Sus características centrales, al menos aquellas que ponen en guardia a los viajeros del altiplano, son su y su gélida, perpetua, petrificada en sus .

El Abchanchu es un vampiro que siempre se acerca a sus víctimas mediante el engaño. Su estratagema más habitual es mostrarse como un anciano en problemas. Con ampulosas solicitudes reclama la asistencia de los viajeros con algún problema en el . Aquellos que ingresan en el cubil del Anchanchu no volverán a ver la luz del .

Publicidad:

Modernos estudios folklóricos del altiplano boliviano revelan los profundos matices de la leyenda de Abchanchu. Su ropa indica un linaje divino, es decir, perteneciente al remoto panteón quechua, reducido y exiliado por el avance del cristianismo. De todos modos, el Anchanchu no sólo se ceba con la sangre de extranjeros. Los propios bolivianos evitan a toda costa las grutas y cuevas del altiplano, temiendo oír el acecho de las pisadas ominosas del Abchanchu. Incluso aquellos que sobreviven sus ataques, dicen los ancianos, pronto mueren debido a una extraña infección que la medicina no ha sabido detectar. De hecho, estos vampiros convertidos tienen un nombre propio: Anchanchun uñkata, Los que han sido mirados por Anchanchu.

A principios del siglo XVIII el Abchanchu fue recluído -mitológicamente- en las regiones más inaccesibles de la montaña. Una centuria después, el Anchanchu reapareció en aldeas y comarcas a lo largo de Bolivia, no así a lo ancho; ya que la región oriental le es comprensiblemente indiferente. De vampiro insaciable se convirtió en anegador de campos, causante de incendios y muertes sospechosas en las haciendas; más aún: elAnchanchu se transformó en un demonio atmosférico, en una criatura que tiene potestar sobre los vientos y tempestades. Los ancianos sugieren el siguiente encantamiento si se topa con un viento sospechoso en la montaña:

Pasa, pasa Anchancliu, no me hagas ningún mal, porque el Mallcu me ampara.

En la región de Uyuni el Anchanchu todavía conserva su naturaleza vampírica. No reside en el viento ni la ampara la tormenta. Recorre las planicies salitres con su eterna sonrisa, hablando dulcemente y arañando los de las ventanas. Cuando la noche helada del salar llega a su cénit, y los incautos no han trabado y ventanas, el Abchanchu ingresa en los hogares y realiza sus operaciones vampíricas con prolija .

foto de Anchanchu el vampiro