Tucucu.com
Cómo puedes restaurar una rama elimnada del Subversion (SVN) | Lady Gaga: Estoy orgullosa de mi cuerpo | Mexicanos decoraron un «Escarabajo» Volkswagen con 19.800 piedras semipreciosas. | Has escuchado de la alimentación macrobiótica | Entravista de Lars Ulrich en el festival Online Marketing Rockstars (OMR) | Pepper, el nuevo empleado de Pizza Hut. | 10 mentiras mas comunes de los hombres en plan de conquista | Kerly Ruíz disfruta de un nuevo amor | Truco fácil para almacenar ropa en tu armario | La Ouija más grande del mundo |

¿Sabes por qué se ríen los bebés?



Para descubrir el porque los bebés se ríen el doctor Caspar Addyman, de la Universidad de Londres, ha llevado ya 5 años de estudio de la risa de los bebés en su laboratorio, y a partir de diferentes encuestas por internet a miles de padres en el mundo llegó a la conclusión de que los pequeños entienden el chiste.

Publicidad:

También puedes leer: Un bebé de 9 meses está enloqueciendo a las redes sociales con su cabello

«Uno no se ríe si no entiende la gracia. Cuando los bebés se ríen de algo, quiere decir que hay algo que comprenden del mundo», le explica al programa Health Check de la BBC.

El experto afirma que esto no es algo sumamente sencillo de comprobar a través de un laboratorio; «pero creo que una de los aspectos clave y mejores de los bebés es su alegría y asombro por el mundo, razón por la cual creemos que debemos incluirlo en la investigación».

Publicidad:

Muchas veces hay acciones que para nosotros son irrelevantes pero para los pequeños causa una risa incansable. El experto buscando respuesta de entre unos 1400 padres en el mundo que logran hacer reír, ya que estos son los que saben si su hijo se ríe por alguna razón o por un acto reflejo.

Así, lo siguiente es la sorpresa, que empieza a ser una parte clave de la risa. «Solo cuando tienen de 8 a 12 meses es que entienden lo suficiente del mundo como para detectar cuándo las cosas no son lo que parece».

Ejemplo de ello es cuando la mamá cambia la voz a tonos más infantiles, o el papá se pone un sombrero ridículo. «Estas acciones solo se hacen graciosas cuando el bebé está lo suficientemente seguro de los cimientos de su mundo».