Tucucu.com
25 personas que no conocen el significado de «Protector Solar» | ¿Cuánto sabes sobre la cerveza?  | Se crea una cámara de video que no necesita baterías | La Artista corporal Jody Steel se ilustra a Tyrion Lannister en su pierna | 7 datos curiosos sobre el arcangel Gabriel | Enfermedad inflamatoria intestinal requiere más cuidado en las embarazadas | Mira lo que ha sucedido después de la película «Buscando a Dory» | Sobreviviente del atentado en Estambul narra su historia. | ¿Caminar más rápido está relacionado con tu esperanza de vida? | Enfermedad rara en Falcón: Dos niños sudan y lloran sangre |

Granjero chino y su casa en el medio de una autopista



Octubre de 2012. Un granjero Luo Baogen de 67 años y su mujer se negaron a firmar el permiso de demolición de su hogar.

Publicidad:

También puedes leer: ¡Increíble! Lo que hizo este niño para comprar un poni

La situación de Lou Baogen está asociada al fenómeno de «Dingzihu”, término chino para los residentes que se niegan a mudarse y dejar que su hogar sea demolido en pos del emplazamiento de obras públicas. Este tipo de personas se ha incrementado en los últimos años debido al colérico periodo de urbanización del país.

Como resultado, las autoridades planearon construir una ruta alrededor de la vivienda. Las imágenes de la casa de cinco pisos se expandieron por todo el mundo convirtiéndose en un símbolo de protesta en contra de la demolición forzada de propiedades, uno de los problemas sociales de mayor presión en China.

Publicidad:

Finalmente, Luo accedió de manera voluntaria a dejar su hogar por 260.000 yuans (poco más de 95 mil dolares) a modo de compensación, según lo afirmo Chen Xuecai, jefe del pueblo Xiayangzhang, en la ciudad de Wenling, en la zona costera de la provincia de Zhejiang. “Luo Baogen recibió a una docena de periodistas por día en su casa, ubicada en el centro de la ruta, así que decidió demoler la vivienda», agrego Chen.

La semana pasada, Luo había declinado la oferta compensatoria que permitiera demoler su vivienda, sin embargo, el viernes pasado se reunió con los funcionarios locales para cambiar de opinión. «Muy bien, estoy dispuesto a mudarme», afirmo Luo, según consigna un canal de noticias de China.