Tucucu.com
Vudú: PAPA LEGBA toda la historia que hay detrás del Vudú | Reacción de perro «madridista» al escuchar nombres de jugadores del Barcelona | ¿Cómo reaccionarías si la chica de internet no es la misma en persona? (Video) | Qué significa el nombre Aurelio | La gata que está revolucionando Instagram con sus fotos | Como hacer crecer las cejas y pestañas de forma natural | 76 fotografías de la nueva moda de fotografiarse en lo alto de los edificios | Pierde peso con la dieta japonesa | Guayabas, mira sus extraordinarios beneficios | La Galería Libre Producciones y Phonit presentan el video “Tonada de las Espigas” Tributo a Simón Díaz |

La «otra historia» del Titanic



Comienza con la decisión, por parte de la empresa White Star, de afrontar un proyecto que o los ponía en la cima del transporte marítimo mundial o los llevaría a la bancarrota total. Estos decidieron endeudar todos sus recursos para construir dos trasatlanticos que serían la envidia de sus competidores, al primer barco construido lo llamaron el Olympic, mientras que a su hermano menor lo bautizaron Titanic. Los dos eran casi idénticos salvo por mínimos detalles.

Publicidad:

También puedes leer: 18 reglas del Dalai Lama para vivir en armonía

Cuando el Olympic comenzó operaciones, el Titanic aún se encontraba bajo construcción, en 1911 ocurrió un accidente. Por errores dados en las ordenes de navegación, un barco de la armada británica, el HMS Hawke, chocó de frente al Olympic dejando ambos barcos gravemente dañados.

Después de una ardua batalla en los tribunales de la época, la justicia fallo a favor de la armada inglesa y declaro culpable del suceso a la tripulación del olympic y, consecuentemente, declaro responsable de las reparaciones a la empresa White Star.

Publicidad:

Esta sentencia puso en graves apuros a la compañía pues el Olympic nose encontraba asegurado, la bancarrota era inminente y por tanto decidieron apostar todo lo que quedaba en el Titanic, con el final que todos ya sabemos. Pero no todo fue malo para la White Star, ya que el Titanic si estaba asegurado y con el dinero del seguro se pudo reparar el Olympic, que durante 20 años circulo los mares transportando pasajeros.

O eso era lo que se presuponía hasta que en 1998, un investigador llamado Robin Gardiner público un libro llamado «Titanic»: el barco que nunca naufrago» en el que nos cuenta la conspiración que hubo alrededor de aquellos dos barcos. Lo que nos cuenta Gardiner en este libro es que, la White Star no tenía dinero para reparar completamente al Olympic ni tampoco para terminar completamente el Titanic por lo que urgieron un plan para hacer pasar un barco por otro, es decir, decidieron realizar uno de los mayores fraudes de la historia.