Tucucu.com
20 bandas icónicas representadas con LEGO | Anticuerpos de las llamas pueden ayudar en la lucha contra el VIH | De la ficción y la fantasía llego la aeromoto | El Momento Exacto Del Fuerte Temblor En Caracas (+Video) | Jugador de hockey sobre hielo ayuda a joven en una gasolinera, sin saber quien es (acto de bondad). | Cómo tratar el estreñimiento en los bebés | Sabes cómo se escribe as, has o haz | «Nos cerraron un camino»: Con este mensaje Capriles reconoció derrota electoral | La banda Desmoterion y su primer disco D.T.N. | Los Hermanos Cavalera prohíben sus temas en NUEVO DOCUMENTAL DE SEPUTLURA |

Este hombres salvo su vista con un diente en el ojo



Ian Tibbetts sufrío un accidente industrial en el que se destrozó su ojo derecho. Mientras retiraba el trozo de metal de un horno se golpeó en el ojo desgarrando su cornea por seis sitios. Consiguió curarse pero una serie de complicaciones posteriores como conjuntivitis, desprendimiento de retina y una infección persistente, le acabaron dejando ciego de ese ojo. Para su desgracia su ojo izquierdo comenzó a perder visión de forma gradual y a pesar de haber seguido varios tratamientos, finalmente se quedó ciego. 

Publicidad:

También puedes leer: Beneficios de tomar agua en ayunas

Para él sólo había una solución, implantarle uno de sus propios dientes en el ojo. Ésta cirugía, denominada osteo-odonto-queratoprótesis, consiste en colocar en el ojo una córnea artificial, para ello se emplea un fragmento de uno de los dientes del paciente (que es extraído previamente) dándole forma e introduciendo en su interior una lente. El diente, nuevamente debe ser implantado bajo la piel con lo que se integra y vasculariza evitando que el propio organismo lo rechace al ser nuevamente reinplantado. Cuatro meses mas tarde se comienzó una segunda fase en la que la prótesis es colocada sobre la superficie corneal del ojo, superficie previamente vaciada y preparada. Finalmente se tapa el ojo del paciente con una venda para dejarlo reposar.

Pero los resultados no fueron inmediatos. Ian llevaba ciego varios años y al retirarle la venda, que le cubría el ojo operado, aún no podía ver. Con el tiempo y cuando le fueron retirados los puntos comenzó poco a poco a recuperar la visión, al principio sólo veía formas, más tarde colores y por último y gracias a la operación Ian Tibbetts pudo ver por primera vez a sus dos hijos gemelos de cuatro años. Actualmente ha recuperado un 40% de la visión, lo que le permite incluso leerle un cuento a sus hijos.

Publicidad: