Tucucu.com
Estos son los actores de «Malcolm in the Middle» antes y después | Ortografía: Como se escribe «en hora buena o enhorabuena» | ¿Por qué llora mi bebé cuando me voy? | Se embarazo después de 10 días de haber dado a luz. | Porque es tan delicado depilar los pelitos de tu nariz y como los puedes disimular | La Vida Boheme estreno el tema «Lejos» | Niño fue ahorcado por su perro. | Captura de movimiento de algunos personajes del cine | Carlos Osorio es el nuevo ministro de Transporte | ¿Qué significa el nombre Chantal? |

Este hombres salvo su vista con un diente en el ojo



Ian Tibbetts sufrío un accidente industrial en el que se destrozó su ojo derecho. Mientras retiraba el trozo de metal de un horno se golpeó en el ojo desgarrando su cornea por seis sitios. Consiguió curarse pero una serie de complicaciones posteriores como conjuntivitis, desprendimiento de retina y una infección persistente, le acabaron dejando ciego de ese ojo. Para su desgracia su ojo izquierdo comenzó a perder visión de forma gradual y a pesar de haber seguido varios tratamientos, finalmente se quedó ciego. 

Publicidad:

También puedes leer: Los científicos fotografían un campo de energía dejando el cuerpo durante la muerte

Para él sólo había una solución, implantarle uno de sus propios dientes en el ojo. Ésta cirugía, denominada osteo-odonto-queratoprótesis, consiste en colocar en el ojo una córnea artificial, para ello se emplea un fragmento de uno de los dientes del paciente (que es extraído previamente) dándole forma e introduciendo en su interior una lente. El diente, nuevamente debe ser implantado bajo la piel con lo que se integra y vasculariza evitando que el propio organismo lo rechace al ser nuevamente reinplantado. Cuatro meses mas tarde se comienzó una segunda fase en la que la prótesis es colocada sobre la superficie corneal del ojo, superficie previamente vaciada y preparada. Finalmente se tapa el ojo del paciente con una venda para dejarlo reposar.

Pero los resultados no fueron inmediatos. Ian llevaba ciego varios años y al retirarle la venda, que le cubría el ojo operado, aún no podía ver. Con el tiempo y cuando le fueron retirados los puntos comenzó poco a poco a recuperar la visión, al principio sólo veía formas, más tarde colores y por último y gracias a la operación Ian Tibbetts pudo ver por primera vez a sus dos hijos gemelos de cuatro años. Actualmente ha recuperado un 40% de la visión, lo que le permite incluso leerle un cuento a sus hijos.

Publicidad: