Estas aburrido de tu día juega jenga con tu gato

Al igual que es un hecho que no conviene jugar con amigos tramposos, ahora también un hecho que no se debe jugar Jenga con un gato (ok… ahora hasta los gatos juegan Jenga). No solo por su falta de pulgares opuestos, sino también porque pueden ponerse furiosos cuando de un juego de Jenga se trata. Aunque este pobre gato hace su mejor esfuerzo por ganar.




También puedes leer: Nunca creerás que esta «Euro» es un dibujo (+Video)