Los camaleones cambian de color gracias a una batería de pigmentos que contienen en unas células especiales llamadas cromatóforos. Están situadas en la parte externa de la piel de los camaleones distribuidas en tres capas.

También puedes leer: ¿Te has dado cuenta que el agua del mar está más salada?

La parte superior contiene los pigmentos rojos y amarillos. La capa intermedia aloja los pigmentos de color blanco y azul. Y la capa más profunda contiene los pigmentos oscuros.


Visitas: