Tucucu.com
Un gato apareció en un planeador en pleno vuelo | Fotos del antes y después de los artistas con su cambio de dentadura | Escándalo con Miss Bélgica por comentario racista | Sabías que llorar es bueno para la salud | La máquina expendedora de iPads está en Estados Unidos  | Cerveza es una bebida creada por mujeres, mira porque | Los 11 Niños mas Letales de la Historia | Descifra sus mensajes de WhatsApp y descubre si quiere algo serio contigo | Alter Bridge estrenan “The Last Hero” | Conocé CleverPet: la Consola para Perros  |

El Anima Sola uno de los cuentos más espeluznantes



Este es uno de los más espeluznantes espantos del que se tenga noticias, tiene como finalidad el hacer daño por efecto psíquico u otros medios de manipulación de terceros, el Anima Sola se presenta en forma de mujer de largos cabellos y atractivo rostro y tiene la finalidad de cobrar las velas de las Animas Benditas, pues en estos pueblos la gente acostumbra a pedir favores a las animas y estas casi siempre le conceden los favores a cambio de que se tengan prendidas ciertas cantidad de velas durante un tiempo antes promedio, de no cumplirse con esta contraprestación de los devotos, hace su entrada el Anima Sola; para recordar la deuda de una manera tenebrosa.

Publicidad:

También puedes leer: Las Sombras de Juanma

En Guatire, sector las Flores del Ingenio;  se cuenta que una señora devota de las ánimas, en una ocasión olvidó prender la prometida vela a pago de favores de estas, esa noche tocaron a su puerta y resultó ser una amiga de la cual tenia tiempo que no veía, para su desdicha e ingenuidad la invitó a pasar, al momento y una vez dentro la visita se convirtió en un celaje que recorrió, cual inmensa sombra negra, toda la sala, tomando a sus víctimas por los cabellos en repetidas ocasiones causándole grandes moretones, la señora aterrada se arrastró como pudo hasta el altar y prendió temblorosa un cabito de vela a la vez que pedía perdón por el olvido, al momento la gran sombra abandonó la casa; dejando privada a la olvidadiza señora, quien desde entonces prende a diario gran cantidad de velas, aunque más nunca pido un favor ni a dejado entrar a ninguna visita.