Tucucu.com
Palabras cultas: qué es un hurto famélico | Aseguran que el numero 4 y 9 no son buenas señales en Japón. | Estas fotografías de bodas te harán reír | El jugo de jengibre es rico en potasio | Nariman Battikha sigue sonandao como favorita en el Miss Venezuela 2017 | Chávez bajó en brujo Dedor y pidió disculpa alos venezolanos | La banda Deftone saca su propia marca de cerveza | ¿Cuál es el verdadero significado del árbol de Navidad? | Majarete Sound Machine lanza su segundo disco | ¡Delicioso! Pastel de carne con puré de papas y queso |

Cambio ropa por comida: la nueva alternativa de las mujeres venezolanas



«Te cambio esta blusa por dos paquetes de leche». Aunque suene un chiste, ésa es la nueva alternativa de algunas mujeres caraqueñas, quienes ante la necesidad de encontrar alimentos de la cesta básica y a fin de evitar hacer largas colas tomaron la iniciativa de salir de sus viejas prendas de vestir a cambio de comida.

Publicidad:

También puedes leer: El fracaso también llegó a la energía eléctrica en Venezuela

Luisa Torres, tiene 32 años y trabaja como docente en la gran Caracas. Antes su contextura era gruesa, pero por «la dieta de Maduro» su peso bajó de manera significativa, al punto de que perdió la mayoría de sus pantalones y blusas.

«He tenido que cambiar mis blusas que ya no me quedan a cambio de leche o harina PAN, porque para poder sobrevivir en este país debo trabajar bastante y no tengo tiempo para hacer colas (…) Ya cuando salgo del trabajo me debo ir a la casa y tomar dos autobuses», relató.

Publicidad:

Indicó que incluso ya existen cuentas en Instagram donde puede enviar de forma privada la prenda de vestir sin ningún costo. Solo debe dar a conocer lo que pide a cambio, si es leche, harina PAN, papel sanitario, arroz, pasta, desodorantes u otros productos.

«Es la manera en que he sobrevivido y puedo darle el tetero mis chamitos, de otra forma imposible. Lo que no se es qué va a pasar cuando se me terminen esas blusas que ya no me quedan, porque ya he cambiado más de seis», comentó la docente, quien ante el alto costo de la ropa y las prioridades que tiene se le hace imposible sustituir su armario.

Como ella, son muchas las mujeres que han optado a formar parte de esta iniciativa: una opción para «resolver» de manera rápida en un país donde reina el hambre, la pobreza, la inseguridad, pero si sobra la creatividad, el talento y las ganas de seguir adelante por un mejor futuro.