Tucucu.com
Entrega de los Premios Nobel en fotos | Te presento al tiburón ballena, uno de los más grandes del mundo | En grupo sanguíneo, clave para la pérdida de memoria | 19 cosas que sólo la gente darks puede tener | Cómo hacer Colores Alucinantes con un CD (Arco iris Casero) | Spot de Suicide Squad hecho por fans | Cómo tener una Magnífica Barba, sin perder la vida en ello | Los 10 Mejores Temas de la banda Destruction | Tras cámara de la creación de Mortal Kombat I, II y III | Frutos secos tipos y beneficios para ti |

Cuando salgas a bucear, ten cuidado con las almejas asesinas



Si eres de los que te encanta bucear y conocer las maravillas del mundo submarino, te advertimos de las almejas asesinas. Sí, almejas asesinas y algunas llegan a medir más de un metro de largo.

Publicidad:

También puedes leer: Como saber si una gata esta en celo

De acuerdo a las leyendas de submaristas ahogados, esta criatura que lleva por nombre  Tridacna gigas es comúnmente conocida como la almeja gigante, el más grande bivalvo del mundo y que puede medir 1,50 metros de largo y pesar los 300 kilos. En muchos casos, sus conchas son usadas como pila bautismal.

Aunque pudiste haberte asustado con su nombre de almejas asesinas, la verdad es que no representan ningún peligro para las personas y hasta el momento no se han registrado muertas a causa de ellas.

Publicidad:

Las Tridacna gigas no son las únicas en su especie, pues existen otras siete y se les puede encontrar en los océanos Índico, el Pacífico o el mar Rojo, donde viven en las inmediaciones de los arrecifes. Estas almejas son hemafroditas. Cuando son jóvenes son machos, pero a medida que van desarrollándose le van apareciendo órganos femeninos. No pueden fecundarse a sí mismas, puesto que tanto el esperma como los óvulos son liberados en diferentes momentos.

Algo que las diferencias de las demás almejas es que tiene zooxantelas en sus tejidos, son algas dinoflageladas como las que habitan en los corales. Estas microalgas se nutren de los restos orgánicos producidos por la almeja, y esta, por su parte, aprovecha los azúcares que las primeras producen en la fotosíntesis.

Su tiempo de vida puede llegar a extenderse a más de un siglo.