Tucucu.com
¿Sabías que si existe en la realidad la tumba de la Llorona? | El cometa de 1923 que pasó muy cerca de la Tierra | Las 60 preguntas horribles que debes evitar hacer | Las 3 formas de decir te amo en japonés | Teoría de que Bruno Mars es el hijo mayor que dijo Michael Jackson. | El coíto de los perros y porque no se le puede separar | Las islas Diomedes, a 3 kilómetros de distancia y 23h de diferencia | Ética y vergüenza en la cara | El origen del los apellidos en el mondo | Josephene Myrtle Corbin la mujer de 4 piernas |

Sentarte mal en una silla no solo daña tu columna sino también tus órganos




Share on Google+

Es cierto que dicen que al momento de sentarnos debemos tomar una buena postura para evitar daños en nuestra columna. Hay padres que cuando ven a sus chicos mal sentados frente a la computadora o el televisor, le dan un pequeño golpe en la espalda para que éste corrija la forma en la que está sentado.

También puedes leer: ¿Cómo saber si eres sapiosexual?

Pero si tu trabajas ocho horas o más en una oficina y estás sentado durante todo ese tiempo frente a la computadora, debes saber que al estar en una sola posición se te cansan las posaderas, las piernas se te duermen y además, puedes empezar a sufrir de problemas en la circulación.

Publicidad:

Es por eso, que aunque sabes que tu columna puede desviarse, buscas la posición más cómoda en la silla que va desde poner un pie en la silla o cruzar las piernas, hasta semiacostarte en la misma con tal de tener más comodidad al momento de trabajar.

Pero hay algo que no sabes; la columna no es lo único que puedes dañar si te sientas mal, ya que también tus órganos pueden sufrir daños si te sientas mal en una silla durante cuatro horas o más.

Un estudio reveló que las malas posiciones para sentarse en una silla durante tantas horas continuas, puede volver más lento tu metabolismo y elevar en 50% las probabilidades de morir de cáncer e hipertensión.

Publicidad:

Además, pueden sufrir daños tu corazón, tu páncreas, tu colón, los músculos de tus gluteos, tus piernas, tu cerebro y lo que dijimos desde un principio, también tu columna.