Tucucu.com
¿Quieres saber cómo vas a morir? | ¡No lo podrás creer! Esto es lo que hizo Samsung para los sordos | Este es el tráiler de los Power Rangers (Video) | Johnatan Machado Tepper presente en el Room Art Fair de Madrid | Mantén los gatos fuera de tu jardín | ¡En solo 5 minutos! Elimina el sarro y la placa de tus dientes | Varias zonas de Caracas sin electricidad en este momento | Palabras cultas: qué es un apersona adusta | Manadas enormes tomadas en 25 imágenes | Tatuajes programables que se pueden cambiar a voluntad! |

¿Pena de estornudar en público? Descubre lo que pasa cuando aguantas el estornudo



Existen diversas formas por las cuales podemos expulsar bacterias de nuestro cuerpo, una de ellas es el estornudo. Sin embargo, esta forma se vuelve algo incómoda cuando estamos en público y no queremos estornudar, entonces hacemos un nudo en la garganta, nos tapamos la nariz y listo… La sensación de querer estornudar se ha ido.

Publicidad:

También puedes leer: Levadura de la cerveza, da muchos beneficios a tu cuerpo

Pero esa sensación de evitar estornudar es tan incómoda que existen personas que se le sale una lagrimita cuando se aguantan. Incluso hay mujeres que cuando se sacan las cejas con pinzas le dan ganas de estornudar; esto se debe a que en la ceja tenemos un nervio interno que está conectado con la laringe y como lo estamos tocando, automáticamente nos da ganas de estornudar, entonces nos tapamos la nariz para no estornudar y seguir sacándonos las cejas.

Sin embargo, el doctor Alan Wild quien es cirujano de cabeza y cuello y asistente de otorrinolaringología en la Escuela de Medicina de la Universidad de Saint Louis, asegura que con esta actividad de evitar el estornudo nos hacemos daño; debido a que las bacterias deberían ser expulsadas a una velocidad de 160 kilómetros por hora, pero como evitamos estornudar; esas bacterias se regresan a nuestro organismo y es allí cuando realmente nos podemos enfermar.

Publicidad:

Además, el  doctor asegura que si aguantamos el estornudo podemos sufrir daños en la membrana, oídos, incluso; podemos tener daños en un vaso sanguíneo del cerebro o del ojo.