Tucucu.com
Pareja de EEUU adopto un chigüire como mascota | Cómo cortarse las uñas en el espacio | Manicomio de Pennshurst, el peor manicomio de la historia | John Travolta, ¿reencarnación o viaje en el tiempo? | Alimentos que dañan a tu perro | Mira el nuevo Videoclip de la banda Caramelos de Cianuro | Qué es la aspergilosis invasiva | Cómo pronunciar bien el nombre de los vinos | Canadá sobre hielo desastres en las calles (Video) | Sabías que la guanábana es un potente anti-cancerígeno |

¡HORROR! Usaban a un niño muerto como su marioneta (FOTOS)


Desde hace muchos años atrás existe una distracción para pequeños y grandes llamado La ventriloquia, el cual consiste en simular que el sonido no proviene de la garganta del quien manipula un muñeco, sino que viene de otro lugar, es decir, que el mismo muñeco habla por si solo. Esto se ha hecho años tras años en fiestas de niños o ferias donde podemos ver a un hombre con un muñeco el cual puede tener mirada fijas con el público, dirigirse a ellos y a la ves poder hablar con el ventrílocuo cuando le contesta.

Publicidad:

También puedes leer: Carla Morán. El verdadero caso del “Ente”

En el año 1920, la ventriloquia se transformó en un espectáculo muy concurrido en los EE.UU, se convirtió en los más famosos de la época, el cual hubo uno que sin duda fue el centro de atención de todos. Su nombre era McCarthy el cual usaba un solo personaje durante su presentación. Édgar, un muñeco que representaba a un niño de unos 9 o 10 años de edad, pero con rasgos muy extraños que llamaba la atención de muchos que presenciaban su show.

En sus características, podíamos ver que sus manos eran muy reales, tenía una boca muy expresiva y su estatura era muy distinta a la de los muñecos comunes de un ventrílocuo normal. Édgar era mucho más alto y sus ojos eran realmente sorprendente.

Publicidad:

El manipulador de Édgar nunca dejo que nadie se acercara al muñeco. Una noche, cuando se presentaba en Nueva York, alguien toco la puerta del camarín de McCarthy, pero él no respondió. Llamaron a la policía y al llegar entraron, encontrando el cuerpo sin vida del ventrílocuo. Tenía 27 apuñaladas, el cuello destrozado y sus ojos habían sido extraídos a su lado encontraron un barril cerrado. Dentro de este, se encontraba el muñeco Édgar, sin embargo cuando lo examinaron, se dieron cuenta que en realidad no era un muñeco. Sino un niño de verdad. Era un cadáver con una máscara de látex que cubría el rostro de ese niño que daba vida a Édgar.

En ciencia cierta nunca se supo quién asesino al ventrílocuo, ni como logro conservar durante mucho tiempo el cadáver del niño, esto quedo en un misterio histórico sin resolver ambos casos.

Fotos aterradoras y terroríficas 6