Tucucu.com
Canciller venezolana quiso imponerse en Mercosur y así la trataron | Si estás embarazada, te encantarán estas divertidas playeras para lucir tu pancita | Karina afirma que se arrepiente de haber puesto a su hijo Xander a la luz publica | Por qué se celebra el día del orgasmo femenino | Separadas al nacer y ahora realizaran un documental en hollywood contando su historia. | Mueble de cartón, como hacer uno para decorar el cuarto de la princesa | 48 perros gigantes que se creen mini toy | Dime que quiere lograr en el gym y te diré que debes de hacer | Morirás por tener estos tacones que son tendencia en Vietnam | Decibellico estrena su primer EP, Más Vida, en descarga gratuita |

Columnista narra la historia de su hermano transgénero después de su embarazo.



Evan un hombre transgénero, empezó su transformación a los 19 años de edad, cuando empezó a tomar hormonas para convertirse en hombre. Pero sus ansias de tener un hijo, nunca las dejo atrás.

Publicidad:

También puedes leer: El fracaso también llegó a la energía eléctrica en Venezuela

Hace ya 5 años, Hempel y su pareja “una mujer”, tomaron la idea de parar las inyecciones de testosterona y empezar el tratamiento de inseminación artificial, a través de un donante de semen. En el 2015, Evan o mejor conocido como Hempel, quedo embarazado y dio a luz a mitad de este año.

Esta historia llego a manos de su hermana Jessi en la revista TIME, en donde Hemple le conto sobre el delicado equilibrio entre la masculinidad de hombre transgénero y el femenino acto de dar a luz. Según algunos expertos, el embarazo puede ser difícil para muchos hombres trans. En algunos puede que se interrumpa los tratamientos con hormonas y volver a reactivarlas biológicamente las femeninas, puede conducir a confusión y depresión. Evan, sin embargo, relato que la experiencia fue casi todo positivo mediante todo el proceso.

Publicidad:

“Fue una apuesta”, dijo. “No sabía cómo me sentiría, pero al final resulta que siento que me parece genial que mi cuerpo pueda hacer esto”. Dijo Evan.

No fue muy complicado explicarle a la gente en el trabajo, muchos de los cuales ni siquiera sabían que era transgénero y lo creían un hombre que estaba embarazado. “No es que me esperare reacciones negativas”, dijo Evan. “Simplemente no tenía idea”.

Finalmente, tuvo experiencias positivas con cada persona que se enteró de su embarazo. La jefa de recursos humanos de su empresa, al saber la noticia, le dijo: “Bueno, esto es inesperado, pero ¡es genial!”; luego, empezó a charlar con él sobre las alegrías de la vida con hijos.

Jessi fue a visitar al hermano seis días después del nacimiento del niño. Al momento de llegar, su hermano había recién terminado de amamantar en el cual Jessi le preguntó si el proceso del embarazo lo había cambiado y si le había hecho cuestionar su masculinidad.

Screenshot_4