Tucucu.com
Marilyn Manson estrena “Tattoeed In Reverse” | ¡Les dio con todo! El Pollo Brito no se la caló y le respondió a Zurda Conducta (+Video) | Esto es lo que pasa cuando una gota golpea el agua | Las 42 frases típicas de los abuelos | ¿Sabes qué es bullying y si tu hijo es víctima de esto? | La banda IMMORTAL ya ha terminado las grabaciones para su próximo trabajo | 5 momentos que no te puedes perder de “50 sombras más oscuras” | Primer capítulo de “El Comandante” no tuvo buen rating | Enterate del libro de METALLICA: Back To The Front | Cómo se escribe: Vienes o Bienes |

El mamifero propenso a ser asesinado por su propia especie.



En una investigación ejecutada por la Universidad de Edimburgo, en Escocia, se expone cómo las suricatas dominantes registran la reproducción en su grupo a través de la violencia, impidiendo a otras hembras que se reproduzcan, asesinando a sus crías a fin de afirmar suficientes recursos para las crías de parejas alfa.

Publicidad:

También puedes leer: El fracaso también llegó a la energía eléctrica en Venezuela

En los peores tiempos, la humanidad ha justificado ser más asesinos de lo que somos ahora. Según la investigación de Gómez, la humanidad que vivió hace unos 3.000 a 500 años eran entre un 30% y un 15% más impulsivos de lo que son ahora.

«La tasa de homicidios en sociedades modernas que cuentan con fuerzas policiales, sistemas legales, prisiones y una actitud fuerte de rechazo a la violencia es de menos de 1 muerte de cada 10.000 personas», explica la publicación de Gómez.

Publicidad:

Como tal y como subraya la periodista Rebecca Hersher, de la radio pública de EE.UU. NPR, «no somos tan violentos como las suricatas, pero a lo largo de la historia de la humanidad, los humanos hemos sido y somos más letalmente violentos que el promedio de los mamíferos». Esto es debido, a que la naturaleza violenta que se motiva desde losHomo Sapiens se ha visto afectada por el progreso cultural que tenemos habitualmente a lo largo de la historia.

«Esperamos que nuestro estudio arroje luces al papel que tanto la evolución como la cultura han jugado en la violencia letal humana», expreso José María Gómez a The Atlantic. Una sátira al estudio de Gómez es la explicación que la conducta asesina que trajeron los autores y en el que incluyen infanticidio, ejecuciones, canibalismo y muertes en conflictos.

Para expertos como la antropóloga Polly Wiessner, de la Universidad de Utah, es una definición muy amplia.

«Han creado una verdadera sopa de cifras, mezclando conflictos individuales con agresiones organizadas socialmente y rituales de canibalismo, entre otros», le dijo aThe Atlantic. «Las fuentes de datos utilizados para la violencia prehistórica son altamente variables en confiabilidad».