¡Todos a ayudar! Cayito Aponte necesita ayudar para continuar tratamiento contra el cáncer | Claudio Giunta presentará su libro “Un Domingo Inagotable” en Caracas | LO QUE FALTABA! Saime suspendió citas para pasaportes hasta nuevo aviso | Los nuevos precios del Arroz, Café, Pollo, Maíz y Pescado, para ahorcar el bolsillo | Venezuela condona deuda a Dominica, MIENTRAS dominicanos xenofóbicos con venezolanos | Monsour: “Detención de trabajadores de la AMC es un capricho del régimen” | ¡Otro invento más! Reverol propone “municipalizar la justicia” en el estado Miranda | El insólito motivo por el que suspendieron sobrevuelos durante una semana en Valencia y Maracay | ¿Rumores malintencionados? SBA respondió a información sobre supuesta quiebra | ¡Siguen con la trampa! CNE migró cuatro centros electorales en Carabobo |

Bangkok una ciudad Budista para poder vivir en paz.


Situada en el sureste asiático, Tailandia es un destino ancestral, paradisiaco y mundano a la vez. Playas de arena blanca salpicadas por un mar cristalino y color turquesa, montañas de cuantiosa naturaleza, templos budistas milenarios, mercados populares y una ciudad palpitante como Bangkok, la capital. De todo en un país que recoge al año cerca de 26 millones de turistas.


Bangkok, la capital de Tailandia, es una ciudad enorme y cosmopolita, detención indispensable para cualquier viajante que visite el país por primera vez. En sus calles simpatizan modernos rascacielos y grandiosos centros comerciales con pequeños corporaciones y puestos de comida instalados en plena calle.


También puedes leer: Elaboran escalera de hierro para un pueblo acantilado en China.

Pero, evidentemente, los primordiales seductores de Bangkok son sus templos budistas y el imponente Gran Palacio. Uno de los más concurridos de la ciudad es el Wat Traimit (Templo del Buda de Oro), que aloja una estatua de Buda creada de oro macizo que mide tres metros de altura y pesa 5,5 toneladas. La leyenda del Buda de Oro es singular, pues durante años pasó inadvertida bajo una capa de yeso. Se profesa que los monjes que la protegían la cubrieron con este material para esconderla durante el bloqueo de los birmanos. Fue incluso los años cincuenta del pasado siglo cuando, durante un envío, un cable de la grúa que la trasladaba se desgarró y la estatua cayó al suelo.


Omar Gonzalez


Loading...

Déjanos un comentario

About the Author

Omar Gonzalez
Periodista, locutor y diseñador gráfico.