Golpe limpio con un cubo de basura.

Una cámara de seguridad grabó el instante en que un cubo de basura se cristianiza en el peor enemigo de este niño. En las imágenes puede verse como el joven injerto el cubo de un punto de la calle a otro cuando las fuertes rachas de viento acrecientan la tapa del cubo y golpea al niño en la cabeza.


El chico se extiende y vuelve a ocurrir. Ante esto, no duda en sustentar la tapa con su otra mano. El inconveniente viene cuando el viento sopla con mayor intensidad y el cubo de basura se revela contra el joven, quien acaba por los suelos.



También puedes leer: Óscar Pérez pudo haber iniciado sus estudios como Mason


About the Author

Omar Gonzalez

Periodista, locutor y diseñador gráfico.