Tucucu.com
Objetos tontos que debes tener en casa | Joven quiso tomarse un selfie con un arma de fuego y murió | Cómo saber si una pila esta cargada con una fácil prueba | Este artista pinta con helados y no con pintura | El futuro de los grifos de baño son las luces LED | ¿Cómo cepillar tus dientes para mantenerlos sanos? | Crees que por tener un solo ovario, no puedas quedar embarazada | La gata que está revolucionando Instagram con sus fotos | ¡Atroz! La acusaron de adulterio y este fue el castigo | Ellos se atrevieron a romper con los estereotipos de belleza |

Satánica denuncia que las autoridades de EE.UU no la dejaron usar sus creencias en la cárcel.



Una ex presa demandó al Servicio Carcelario para Mujeres de Nuevo México, en Estados Unidos, por violar su derecho reglamentario de libertad religiosa por negarle la peripecia de practicar el culto satánico mientras vivía entre rejas.

Publicidad:

También puedes leer: El fracaso también llegó a la energía eléctrica en Venezuela

Como registros de la corte, Mónica Luján, quien desempeñó una condena de tres años por tráfico de drogas y falsificación en el centro correccional de mujeres en Grants, en Nuevo México, solicitó sin éxito en diferentes ocasiones que le proporcionaran “La Biblia Satánica”.

Luján replica en la demanda, presentada el pasado 4 de noviembre en una corte del condado de Bernalillo, que le negaron el derecho de ejercer sus creencias, encerrando el uso de materiales religiosos, la asociación y colaboración en rituales con otros reclusos que participaban sus creencias.

Publicidad:

La hispana, quien busca una compensación por daños y perjuicios, afirma que la respuesta de las autoridades a sus peticiones fue que el Servicio Carcelario para Mujeres de Nuevo México (NMWCF) “prohíbe la práctica del satanismo”.

Micah McCoy, director de comunicaciones de la Unión Americana de las Libertadas Civiles de Nuevo México (ACLU), que representa a Luján, expresó que NMWCF negó a la hispana uno de sus “derechos fundamentales, el acceso a su religión y a la asociación con personas que practican su creencia”. “Bajo la primera enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, ella fue humillada por practicar una religión diferente”, consideró.

La demandante cita que los demandados, entre los que se halla un capellán, despojaron represalias en su contra y fue humillada, insultada y le decomisaron sus bienes personales, por lo que la dejaron, durante cuatro meses, con solo una prenda de ropa interior.

Alex Sánchez, subsecretaria del centro penitenciario, indicó a medios locales que a los presos se les permite profesar su religión sin limitaciones, siempre y cuando no transgredan contra la integridad de los demás.

“Nosotros reconocemos varias religiones, eso incluye sus días festivos, objetos religiosos y la forma de practicar dicha religión”, expuso Sánchez.