Tucucu.com
¡Fabuloso! Hoteles en Japón ofrecerán a sus huéspedes teléfonos inteligentes gratis | Comprar router wifi nuevo, mira lo que debes saber antes | Las 42 frases típicas de los abuelos | Pequeños cocineros y grandes maestros de los alimentos | La evolución dramática de Los Simpsons | Cuba crea medicamento para el cáncer de piel. | Somniator estrena su segundo EP, Mixtura Sui Generis | 15 milagros del Photoshop en Hollywood con sus antes y después | Colapsó el techo de un aeropuerto en China | 3 Maneras rápidas y fáciles para mantener su refrigerador con olor fresco y limpio |

Cerebro de los obesos reacciona más ante la comida que al dinero



Científicos del Centro Mente, Cerebro y Comportamiento (Cimcyc) de la Universidad de Granada en España han demostrado que el cerebro de las personas obesas muestra una mayor activación ante un estímulo de comida que ante una recompensa económica.

Publicidad:

También puedes leer: Estos son los 10 guardaespaldas más sexis de los famosos

Los resultados del estudio servirán para revisar y enfocar mejor los tratamientos contra la obesidad ya presenta un problema de salud para buena parte de la población mundial, asimismo el estudio apunta a la importancia de incluir otro tipo de estímulos que no sean la comida.

Según la Organización Mundial de la Salud, el sobrepeso y la obesidad desde 1980 se ha duplicado, en cifras que registran del año 2014, más de 1.900 millones de adultos de 18 años o más tenía sobrepeso, de los cuales, más de 600 millones eran ya obesos.

Publicidad:

obesidad

Vales destacar que la obesidad, se entienden como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud, cuyo índice de masa corporal es un indicador simple de la relación entre el peso y la talla que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos. Se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros

La causa fundamental, está relacionada con un desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas, sin embargo en el plano individual, las personas pueden optar por limitar la ingesta energética proceden de la cantidad de grasa total y de azucares, aumentar el consumo de frutas y verduras, así como le legumbres, cereales y frutos secos y realizar una actividad física periódica, distribuidos para 60 minutos diarios para los jóvenes y 150 minutos para los adultos.