Una mujer de nombre Tiffany Alberts, de 41 años, es delatada de inyectar materia fecal en el goteo intravenoso de su hijo de 15 años, mientras este recibía procedimientos contra el cáncer en un hospital de la ciudad de Indianápolis.

También puedes leer: Golpes, descargas eléctricas y abusos sexuales: Tamara Sujú relata el brutal esquema de torturas del régimen chavista

Como informan los documentos de la Corte Suprema del condado de Marion, Alberts utilizó una jeringa para inyectar excremento en la sangre de su hijo en varios momentos entre el 13 y el 17 de noviembre, “colocando en peligro la vida o la salud” del menor. La mujer aseveró que sus acciones estaban predestinadas a que su hijo fuera trasladado a otra institución médica, donde según Alberts, “el tratamiento era mejor”.


El hijo de Alberts había tomado tratamiento por leucemia desde principios de agosto de 2016 en el hospital, según la afirmación jurada de la Policía del condado de Marion. A días de su salida del nosocomio, el menor debió volver al hospital por fiebre, vómitos y diarrea. Los análisis de la sangre del niño manifestaron que organismos que se encuentran normalmente en heces humanos produjeron una infección que una evaluación médica extensa no podría explicar. Desconfiando que alguien podía estar contagiando los goteos intravenosos del paciente, los empleados del hospital emprendieron a vigilar la habitación del niño con cámaras y se dieron cuenta de que la madre inyectaba una sustancia en su goteo. Alberts, quien consintió haber administrado materia fecal en el tratamiento de su hijo, es difamada de agresión agravada y de negligencia parental, que resultó en graves lesiones corporales.

Visitas:

Una mujer de nombre Tiffany Alberts, de 41 años, es delatada de inyectar materia fecal en el goteo intravenoso de su hijo de 15 años,…