Los creadores de autos recorren supermercados para crear un vehículo nuevo en las historia mundial.



Para crear el estilo que marcará a los automóviles del mañana, sus diseñadores californianos se sirven de objetos mundanos que forman parte de la vida ordinaria, por lo que recorren los pasillos de las grandes tiendas para estimular a la musa creativa.

“Los supermercados son para nosotros una fuente de inspiración fenomenal”, expuso Brenda Parkin, responsable del laboratorio de “colores y materiales” del centro de diseño de Nissan en San Diego (California, oeste), en el cual los empleados sólo piensan en aquellos coches que serán parte del futuro del fabricante japonés en el mercado norteamericano.


El pequeño equipo de Parkin posee la singular tarea de imaginar los interiores, tienen que fabricar una armonía de colores y resolver la calidad de los materiales con el fin de seducir al cliente desde la primera vez que se pone tras el volante.

Pero el reto es grande, La primera evidente paradoja es que en este estudio casi no hay vehículos, sólo a algunos metros, detrás de unas altas paredes, los colegas de Parkin pretenden montar las maquetas de los Nissan que llegarán al mercado. “lamparillas eléctricas, pedazos de madera o metal… “Trabajamos de la forma más genuina, jugando con los materiales”, expone Parkin.

“Hay que demostrar un buen sentido de la observación, habilidad manual y también disponer de un buen ambiente para vivir y trabajar”, recalcó por su lado Bruce Campbell, uno de los vicepresidentes de este centro de diseño de Nissan en California.


Visitas:

Loading...