A veces nos pasa que llega la hora del almuerzo y no tenemos mucho tiempo para cocinar un plato muy elaborado, por lo que nos toca irnos por lo más práctico para calmar el hambre que sentimos en el momento, por eso el arroz frito con pollo y huevo es una de las mejores opciones en estos casos. Si lo deseas puedes prepararlo con anticipación y tenerlo en la nevera, solo de recalentarlo.

También puedes leer: ¿Cómo hacer un rico pan de coliflor?

Ingredientes

1 taza de arroz blanco


1 pechuga de pollo

2 huevos

1 cebolla blanca

También puedes leer: Dulce de palitos de naranja hechos con la cáscara, una delicia

2 cucharadas de aceite

2 cucharadas de salsa de soya

Sal y pimienta negra molida

Preparación

En una olla con un poquito de aceite pon a sofreír la taza de arroz y luego agregas 2 tazas de agua. Puedes añadir una pizca de sal y dejas cocinar a fuego medio hasta que el arroz esté bien cocido. Una vez listo el arroz, retiras del fuego.

En otro sartén sofríe la cebolla picada finamente y la pechuga la cortas en pedacitos de dos centímetros aproximadamente y la agregas al sartén. Deja que se cocine por unos 15 minutos. Agrega los huevos en el mismo sartén y revuelves todo. Dale gusto con sal y pimienta.

Por unos 10 minutos más los cocinas y al final agregas el arroz. Añade salsa de soya y revuelve bien. Deja cocinar todo por otros 10 minutos a fuego bajo.