Anaïs Bordier, una joven de 24 años, de origen coreano y estudiante de moda en Londres, reveló un hallazgo emocionante mientras inspeccionaba vídeos en YouTube. En uno de estos vídeos, Bordier, vio a otra joven que, corporalmente, era igual a ella. El mismo corte de pelo, la misma complexión, los mismos gestos, hasta las mismas pecas.

También puedes leer: Golpes, descargas eléctricas y abusos sexuales: Tamara Sujú relata el brutal esquema de torturas del régimen chavista

Exhortada por la curiosidad, Anaïs indagó un poco más a fondo en Internet y reveló que el nombre de la chica era el de Samantha Futeman, una naciente actriz de Hollywood que había participado en producciones de la talla de ‘Memorias de una Geisha’ o ‘Across The Universe’.


Conmovida por un parecido, más que razonable, Bordier mandó un mensaje a Futeman a través de Facebook y poco después, ambas chicas emprendieron a mantener conversaciones transoceánicas por Skype. Las dos jóvenes se avinieron desde el primer instante; les hacían gracia las mismas cosas y revelaron que a ninguna de las dos les gusta la zanahoria.

En una de sus conversaciones, estas chicas de origen coreano, manifestaron que habían nacido el mismo año y en la misma ciudad, el 19 de noviembre de 1987 en Busan (Corea del Sur), y que las dos habían sido dadas en adopción.

La sorpresa fue mayúscula. Definitivamente, decidieron hacerse una prueba de ADN para confirmar algo que ya sospechaban. Eran hermanas gemelas. Esta increíble historia será llevada al cine de la mano de la propia Samantha, quien junto con el director, Ryan Miyamot, ha documentado el proceso de reencuentro en un documental titulado “Twinsters”.

Publicidad:

También puedes leer: Golpes, descargas eléctricas y abusos sexuales: Tamara Sujú relata el brutal esquema de torturas del régimen chavista
Visitas:




Loading...

Anaïs Bordier, una joven de 24 años, de origen coreano y estudiante de moda en Londres, reveló un hallazgo emocionante mientras inspeccionaba vídeos en YouTube.…