Tucucu.com
«Muchas veces antipatica otras veces odiosa», extracto del nuevo tema de OneChot en el tema «Postales de Caracas» | Uma Thurman rompió el silencio sobre acoso por Harvey Weinstein: «No mereces ni una bala» | Las 20 fortalezas y castillos más impresionantes del mundo | ¡De infarto! El precio susto de la salsa de tomate (+Foto) | Una Idea Muy Obscena, el libro que cuenta la historia definitiva de Zapato 3 | Cañeria se presenta en Colombia | Para amantes de la comida italiana: Pasta a la carbonara en un dos por tres | Siete Bonchones feat Victor Drija en el primer lugar con “Te quiero Así” | La función del dermatólogo y su rol en el cuidado de la piel | 10 cosas en las que no puedes confiar en tu esposo |

Broma pesa que le realizo un YouTuber a un pizzero (Vídeo)


Hace unas semanas fue ‘caranchoa’, posteriormente le tocó el turno a Reset y sus famosas galletas rellenas de pasta de dientes. Hoy es el día de Abel García, otro youtuber en busca de fama. García se ha puesto en el centro de la polémica tras gastar una broma pesada a un repartidor de pizzas y rociarle con gas lacrimógeno.   

Publicidad:

También puedes leer: Sorpresa que toco el corazón de las redes sociales.(Vídeo)

El youtuber encomendó la comida por teléfono. «Viene el pizzero, mirad la sorpresita que le tengo preparada», avisa el youtuber mientas muestra a la cámara un bote rojo de gas lacrimógeno en el que se puede leer «Defensa personal». Una cámara oculta, rodeada en la entrada de la casa, muestra como el inocente repartidor llega hasta la puerta con el pedido y toca el timbre.

García le atiende afectuosamente y regresa al interior de su piso con la excusa de ir a buscar el dinero para pagar la comida. En la cocina, se puede estar a la mira como el bromista rocía la pizza con el gas lacrimógeno y vuelve a salir en busca del repartidor. «No sé lo que le pasa a esto», le dice mientras abre la pizza en su cara.  El trabajador nota los efectos del gas y tira la caja encima del youtuber, que cierra la puerta de manera cobarde.

Publicidad:

Tras unos segundos, en los que el pizzero pretende recuperar la vista, éste vuelve a tocar el timbre para cobrar la pizza.  «El dinero lo tienes ahí, en el suelo, capullo» es lo que le espeta el bromista, escondido en su apartamento, mientras le observa por la mirilla de la puerta.

https://www.youtube.com/watch?v=ecNI1fX-7dc