Una silla de ruedas para un pez.(Imagen)



Un carpín dorado con una perturbación incurable de la vejiga que le impide controlar su flotación, pudo volver a nadar gracias a una curiosa silla de ruedas edificada para él. El inventor del aparato, trabaja en un acuario de Estados Unidos y una de las clientes llegó con el diminuto pez cuya enfermedad causaba que no fuera capaz de mantenerse erguido en el agua, por lo que constantemente permanecía en el fondo de la pecera.

“Por eso le hice una silla de ruedas y le encanta”, escribió el hombre en un mensaje a su dueña. El curioso invento, que en realidad funciona más bien como un flotador, tiene una pieza de espuma de poliestireno, lo que le ayuda a flotar.


“Añadí peso abajo y algo para mantenerlo a flote arriba y quité piezas despacio hasta que conseguí la flotación adecuada para que a él le resultara fácil nadar sin sentir que está arrastrando algo”, expuso.

pezz2

pezz


Visitas:

Loading...