Lo que parece algo trivial se esta convirtiendo rápidamente en una tendencia, muchos de los niños antes de cumplir un año ya pueden tener en las redes sociales cerca de 1000 fotografías en disversas redes.

También puedes leer: Dia Mundial del Paludismo

En el pasado, esto solo sucedía cuando alguién visitaba la casa y a nuestros padres se les ocurría la genial idea de sacar las fotos viejas, fotos que odviamente no son precisamente de sesión fotográfica y que seguramente no estaban ni en condición de que nadie las viera, y uno a esa edad lo único que podía era pedir y orar por un “trágame tierra”.


El término de sharenting nace de una unión, de share (compartir en inglés) y parenting (que es crianza en inglés), la cual hace referencia a la sobre exposición de los más chiquitos a las redes sociales de sus padres.

Tanto ha sido el revuelo por ese término que ya ha sido aprobado e incluído en diccionarios de la real academia inglesa.

Una investigación que se ha llevado a cabo, demuestra que un 56% de los padres muestran información potencialmente vergonzosa, un 51% sin querer muestra información del niño que puede llevar a ser localizado y un 27% puede publicar fotos que simplmentente son inadecuadas, sin contar la nueva tendencia que lleva a los padres a hacer bulling a sus propios hijos humillandolos en redes para ganar algún like, los padres crean en el menor una identidad que el no ha buscado a lo que se le ha llamado como “secuestro digital”

Publicidad:

También puedes leer: Desintoxicate y reduce tallas con té de jengibre

Pero como puede afectar una cosa tan básica como una foto?

Pues un estudio llevado dice que 50% de las imágenes de menores que se consiguen en sitios de pedófilos han sido obtenida de redes sociales, además de exponerlo a posibles secuestradores que buscan víctimas a través de las redes.

Para tratar de perjudicar lo menos posible al niño sin prohibir nada a los padres, te doy siete consejos para compartir información de forma segura
Familiarizarse con las políticas de privacidad de los sitios en los que se cuelga información.
Activar notificaciones que alerten cuando el nombre de su hijo aparezca en alguna búsqueda de Google.
Compartir la información de forma anónima para respetar la privacidad del menor.
Tomar precauciones y pensarlo dos veces antes de dar la localización del niño.
Dar a los hijos la posibilidad de ‘veto’ sobre lo que se va a compartir de ellos en las redes sociales.
No colgar nunca fotos en las que los hijos aparezcan desnudos, incluyendo las de recién nacidos y la de la hora del baño.
Considerar el efecto que lo compartido pueda tener en la autoestima del niño.

Publicidad:

Visitas: