Tucucu.com
El bar inflable que llego para el disfrute de los adultos.(Fotos) | La magia de la Navidad vive en el corazón | Te presentamos al zorro ártico (Vulpes lagopus) | La artista del Metal Tarja Manda un mensaje de Apoyo a Turquía, tras nuevos a tentados terroristas | Una en dos millones: La exótica langosta azul que fue capturada en Estados Unidos | Ideas y trucos naturales para la familia  | ¡Lleva tu sosten para meter el iPod! | Quieres que tus dientes estén libre de sarro de forma natural aquí te decimos como | Si quieres saber el origen de tu apellido y nombre, no puedes dejar de ver esto | Estas son las 5 formas más extrañas de morir |

La historia de esclavitud y libertad de Mara la elefanta de Buenos Aires



Mara es una elefanta asiática criada en cautiverio, y que fue utilizada por el Circo Rodas como la principal atracción, pero la vida de Mara en el circo era la misma que para muchos otros animales, una vida de esclavitud y sufrimiento, de cadenas y golpes, malos tratos y hambre, es por eso que en el año de 1995 el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, prohibió de manera categórica el uso de animales para espectáculos, lo que le dio el punto final a la pesadilla de Mara como un juguete de un circo.

Publicidad:

También puedes leer: La visitante de la Estación de Caño Amarillo en el Metro de Caracas

Mara a sus 52 años de edad, supo lo que significaba el fin de su esclavitud en 1995 donde fue trasladada al zoológico de la ciudad de Buenos Aires, allí luego de un tiempo aún conserva parte de sus recuerdos del circo, y en su cuerpo aún se reflejan los terribles efectos de ser tan solo un objeto para ganar dinero, pero ahora Mara vive tranquila y feliz.

Mara, a pesar de su triste historia de 30 años de esclavitud ella logró  encontrar amor en el Circo Rodas, que fue su cárcel, pues su cuidador Godoy, tenía una conexión especial con ella, Mara simplemente lo adoraba, su cuidador solía visitarla y generaba en ella una alegría inmensa, pero el zoológico debió prohibir sus visitas porque la elefanta entraba en depresión al ver que él la dejaba de visitar lo que la llevaba a dejar de comer, lo que demuestra que los elefantes tienen grandes memorias y que al hacer un vínculo con alguien es difícil de romper.

Publicidad:

Más no será en el zoológico sus últimos días, pues ella será trasladada a Brasil a un santuario de elefantes y su viaje comprenderá toda una estrategia titánica para poder movilizarla a través de los 2.690 kilómetros, hasta el estado de Mato Grosso.

El santuario tiene 1.100 hectáreas y fue creado por la organización estadounidense Global Sanctuary For Elephants, y dispone entre sus tierras de una pequeña montaña, un río, arroyo, árboles y pasturas. En este santuario la esperan 2 hembras Maia y Guida, quienes también vivieron 4 décadas de sufrimiento en el circo de Minas Gerais.

Finalmente Mara tendrá un final feliz en un lugar donde podrá ser libre y en estado natural.