En Venezuela cada uno debe pagar 4.720 dólares por la deuda externa


Venezuelan President Nicolas Maduro gestures as he speaks during a press conference at Venezuela's Socialist Party (PSUV) headquarters in Caracas, on October 21, 2013. AFP PHOTO/Leo RAMIREZ (Photo credit should read LEO RAMIREZ/AFP/Getty Images)

Los venezolanos nacen endeudados. Los expertos ubican el monto actual de la deuda externa en 150 millardos de dólares, lo que implica que cada ciudadano debe 4.720 dólares por ese compromiso que adquirieron el gobierno y Petróleos de Venezuela. El cálculo de la cuota per cápita de la deuda se basa en una población de 31,7 millones de individuos en 2017, según las proyecciones.

También puedes leer: TSJ notifica oficialmente a la AN solicitud de enjuiciamiento a Maduro

El pago actual de la deuda externa por persona creció 64,1% con respecto a 1998, pues en ese año el monto individual era de 1.693,29 dólares. La deuda entonces era de 39,1 millardos de dólares, según cifras del Banco Central de Venezuela.


En la calle algunos ciudadanos están preocupados por el efecto que tendrá en su calidad de vida el refinanciamiento o reestructuración de la deuda, anunciado por el presidente Nicolás Maduro el 2 de noviembre. “No entiendo, Chávez dijo una vez que se estaba superando lo de la deuda externa. ¿Ahora Maduro viene a decir que la va a renegociar o reestructurar?”

También sienten aprehensión sobre los resultados de la reunión que para hoy convocó el gobierno con los tenedores de los bonos. “En las colas, transporte público o caminando por la calle, la gente mostraba esta semana su disgusto por la medida. Esa negociación la terminará pagando el pueblo”, expresó José Pérez, pensionado de 70 años de edad.

Una empleada pública, que prefirió no dar su nombre, recordó: “Hace 20 años decían que la deuda la pagarían hasta nuestros nietos, ¿y ahora qué?”. Su acompañante dijo: “No sé mucho de economía, pero la cantidad de plata que se debe pagar ahora es mucho mayor. Eso indigna”.


El director de Ecoanalítica, Alejandro Grisanti, destacó que los venezolanos seguirán padeciendo el desabastecimiento y la inflación independientemente de si la deuda sea renegociada o reestructurada. Aclaró que renegociar y reestructurar la deuda soberana y de Pdvsa no es lo mismo, pues en el primer caso se trata de una decisión, un acto voluntario, de canje de la deuda por otra. En el segundo, la acción no es voluntaria y se presenta cuando un país no tiene con qué pagar e intenta obligar a los tenedores a aceptar un bono en peores condiciones.

Grisanti considera que la renegociación podría significar un respiro para la población de 6 o 9 meses, si el gobierno destina el dinero de liberación de los pagos de la deuda a las importaciones de bienes esenciales, lo cual decantaría en una menor presión inflacionaria. Pero con la reestructuración, explicó, se profundizarán el desabastecimiento y la escasez porque habrá una oferta menor de bienes, dado que no se podrán importar por la falta de divisas.

Advirtió que la negociación de la deuda no será rápida ni fácil ante las sanciones económicas de Estados Unidos contra funcionarios y un gobierno que irrespeta los derechos humanos. Además, está la exigencia internacional de que un acuerdo de esta naturaleza cuente con la aprobación de la Asamblea Nacional. En este contexto,aseguró, la asistencia de los tenedores de bonos no será hoy masiva porque la mayoría de ellos están obligados a cumplir la legislación estadounidense.


El economista Luis Oliveros indicó que 70% de los bonos de la deuda está principalmente en manos de inversionistas independientes, la mayoría de Estados Unidos. El resto de los tenedores son venezolanos, pero un gran porcentaje está en Norteamérica, lo que significa que “preferirán no tratar directamente con el gobierno sino a través de sus abogados”.

Loading...
Deja tu comentario
Cache fecha: 17-04-2018 07:28:24